¿La “Nueva Perspectiva de Pablo” disminuye el pecado “personal”? Scott McKnight responde.