Defendiendo la Biblia denigrándola – La ironía de los defensores de versiones bíblicas

Bart Ehrman, uno de los mas militantes enemigos de la fe Cristiana el día de hoy, dice que no podemos confiar en los manuscritos que tenemos el día de hoy, pues hay, según el, hay 400,000 diferencias en los manuscritos del Nuevo Testamento. En su libro, Misquoting Jesús, Erhman nos dice que esa es una de las razones por las cuales no debemos de confiar en el Nuevo Testamento, es porque los errores mencionados no nos dejan confiar en el. Pero veamos, hay 130,000 palabras en el NT, ¿como entonces podemos tener 400,000 diferencias entre estas palabras?

Otra cosa que dice Ehrman, que el texto ha sido tan manipulado, que el día de hoy, no podemos confiar que lo que la Biblia dice de Jesús, o de algún otro personaje, sea fidedigno, y por lo tanto, es un libro que no tiene porque ser creído, como los Cristianos lo creen. Según Ehrman, las diferencias, las variaciones entre manuscrito a manuscrito, eso descalifica al NT como un libro que ha sido preservado para ser confiable. Esto, según Ehrman, destruye toda confianza que el cristianismo ha puesto en el texto bíblico.

Si tomamos la posición de Ehrman en serio, la conspiración, no solo tiene que ver con las traducciones, como vimos ayer, sino que llegan a la fuente misma, el texto de la Biblia, en especial el Nuevo Testamento.  Esta posición, no solamente destruye la posición de los que se creen que defienden el Textus Receptus, pues aun en los manuscritos que componen a ese Texto, hay diferencias entre ellos, y no es uniforme, como los “defensores” del Textus Receptus nos quieren hacer creer.

Así que Ehrman, tiene razón, que existen muchos diferencias entre los textos, incluyendo el Textus Receptus, pero como los que se creen defendiendo las traducciones el día de hoy, hace que su tesis se base que ha habido una conspiración institucional o individual, para corromper el texto, o la traducción de la Biblia.

Daniel B. Wallace, uno de los eruditos de mas autoridad en el texto griego el día de hoy, responde a estas inquietudes de Ehrman, y en consecuencia, a los que defienden ciertas versiones de la Biblia como que estas fueran inspiradas.

Un dato de aquellos que atacan la NVI, por no incluir la coma Juanina en I Juan 5:7, es que los manuscritos donde ese versículo, citado en el Textus Receptus, data del siglo 10, y 4 de ellos, son notas al lado del texto puesta con lápiz, ósea, ¡un comentario al texto, no el texto en si!

Recordemos, que tenemos mas de 5800 manuscritos del Nuevo Testamento. Es casi imposible que entre estos manuscritos existan discrepancias o diferencias. Pero la critica textual y los avances del estudio de textos antiguos, nos dan un texto que es 99.5% de lo que un cristiano del primer siglo leyó. Pero recordemos, que en el primer siglo, no todos los cristianos leían toda la Biblia como la leemos ahora, sino que leían libros singulares. Por eso, cuando en el Apocalipsis leemos que maldiciones caerán aquellos que le agreguen o quiten al libro, cf. Apoc. 22:18-19, Juan es especifico a referirse al libro de Apocalipsis, no a un canon de escritura. Creo que se hace una mala rendición al querer aplicar esos versículos a toda la Biblia, dado que Juan, el inspirado por Dios, no tenia eso en mente, como claramente lo escribió.

Volviendo a Wallace, el nos da 4 puntos que creo que debemos de tomar en cuenta cuando se nos trata de atacar nuestra fe, tanto de personas como Bart Ehrman, como también de los supuestos guardianes de X versión biblica:

1. Hay diferencias como lecturas que no se entienden en los manuscritos, o diferencias ortográficas.

2. Orden inconsecuente de palabras, eg. Cristo Jesús vs. Jesús Cristo, y sinónimos.

3. Significativas, aunque no viables variantes, como la mencionada Coma Juanina.

4. Variantes que son significativas y viables.

¿Y que porcentaje del NT son estas variantes? Son un 1% por ciento. De las 396,000 variantes, no ponen o quitan valor teológico, y la mayoría son errores, omisiones, palabras no escritas correctamente, adiciones insignificantes, etc.

Ehrman por lo tanto, erra en querer decir que no podemos confiar en los manuscritos originales, dado que los errores que el dice que existen, son aislados a palabras o letras que no tienen nada que ver con la creencia neta Cristiana. Los defensores de X versión bíblica, erran, pues no reconocen que sus propios manuscritos que forman su amado Textus Receptus, se contradicen entre si, aunque no de una manera de la cual llevaría al creyente al error, pero igual se contradicen. Las biblias como la Nueva Versión Internacional, o la Biblia de las Américas, aunque omiten versos, los ponen al margen o al pie de la pagina, explicando porque lo hacen. La Reina Valera, no hace eso tan a menudo, por usar manuscritos inferiores. Pero eso no le quita tampoco la confianza que millones han depositado en dicha versión.

Una ves mas, puedo apuntar que para hablar sobre la fidelidad de versiones, se debe de saber un poco mas allá de lo que el cristiano promedio sabe, y oír a los expertos, y no aquellos que no dominan el campo.

Share This Article

NVI, traducciones “corruptas” y la necesidad de saber leer el texto en sus lenguas originales.

Next Story »

San Basileo el Grande y la Trinidad

Teología

  • Mujeres en el Gnosticismo

    1 mes ago

    A menudo existe el deseo de interpretar el gnosticismo como el representante de una actitud más positiva hacia las mujeres en la tradición cristiana primitiva. Se pueden ...

    Read More

Leer más

More