Diez objeciones al estudio de la Teología – 4