Para los que odian la “sistemática”, acá un ejemplo cuando no se sabe de ella.

Lo ocurrido en Chile, el líder de la secta que quemo a su hijo con una mujer que no era su esposa, es una noticia que ha conmovido a muchos por lo grotesco que tal acto es para todos.  Los que quieran leer la noticia, la pueden leer haciendo clic aquí.

Pero me tomo la libertad de tomar este triste caso, para recalcar algo que últimamente he visto ser rechazado tanto por liberales como por conservadores. Me refiero al estudio de la teología sistemática.

No niego, estudiar teología sistemática es un acto sumamente aburrido, tedioso, y que requiere una gran atención mental. Pero esto es mas bien, como una forma de ejercitar el cerebro y la mente para justamente evitar cosas como las que tomaron lugar en Chile, y siguen tomando lugar en todo lugar donde se desprecia un estudio formal y solido de las Escrituras.

La teología sistemática, enseña metafísica (en mis tweets ayer, estuve explicando que es la metafísica), por lo tanto, nos enseña a preguntar y a indagar el porque de las cosas. Si alguno de estos “profesionales” se le hubiera enseñado una pizca de filosofía, o alguien le hubiera dado un libro de la teología sistemática de quien sea (preferiblemente un conservador, sorry Oz), al menos hubiera aprendido a cuestionar el porque de las ordenes y el proceder irracional del líder de su secta. Las cartas Paulinas, como el resto del NT, y hasta cierto punto los Evangelios, nos explican porque Jesús tubo que dar su vida por nosotros, o porque Dios tiene que tomar la justicia y así traer juicio a la tierra. Las cosas no pasan por solo pasar, y siempre hay un movedor principal detrás de los hechos (ya eso es filosofía pura, pero lo podremos indagar en otra ocasión.

Este hecho, de la muerte de un recién nacido es deplorable sin duda. Pero actos, de no tan alta magnitud, pero si mucho mas enumerados, pasan en nuestras iglesias, porque los lideres, y los feligreses, detestan la teología sistemática, detestan toda clase de ejercicio mental, y optan que Dios, o alguno otro gurú (en el caso de los emergentes) les diga que hacer y que pensar.

Les hago una invitación de ir a comprar una teología sistemática, leerla, y aprender a pensar. Tenemos que amar a Dios con toda nuestra mente también, cf. Mat. 22:37. No hacerlo, por lo que podemos ver, trae no muy buenas consecuencias.

 

Share This Article

Objeciones a las resurrección de Jesús – 8 La ciencia prueba que las resurrecciones no pasan

Next Story »

Tertulia — Introduccion a los Credos para Hoy 3

Teología

  • Mujeres en el Gnosticismo

    2 meses ago

    A menudo existe el deseo de interpretar el gnosticismo como el representante de una actitud más positiva hacia las mujeres en la tradición cristiana primitiva. Se pueden ...

    Read More

Leer más

More