El Cristianismo y la descapacidad mental

Me recuerdo cuando años atrás, un compañero de seminario me hablo sobre su hermano, que tenia Síndrome de Down. Este compañero me decía de cómo su hermano aceptaba a Jesús, y luego, a los dos días, lo volvía aceptar. Mi compañero tenia miedo que su hermano no iba a estar con el durante la eternidad, por esta inconsistencia de proceder de parte el.

En mi iglesia presente, hay otro hombre, con Síndrome de Down, que también preocupa a su mamá y hermanas, pues no están seguras si van a heredar la vida eterna, a pesar de que el ha aceptado a Jesús, también unas cuanta veces. Esta inconsistencia, los preocupa. Y no los culpo.

La muerte del hijo del Rick Warren ha causado un gran interés sobre las enfermedades mentales, y en especial, en los casos en los cuales los cristianos sufren de ello. Muchos cristianos han dicho que un verdadero cristiano no puede sufrir de enfermedad mental. Para mi, decir eso, es como decir que un verdadero cristiano no se puede enfermar de cáncer, o de cualquier otra enfermedad mortal.

Un ejemplo que se me viene a la mente, que es de nuestros tiempos, es el caso del hno. Yiye Avila. El, a mi manera de pensar, ha sido un buen hermano, pero en su caso, tiene una enfermedad de la cual las personas tienen una lenta, y no muy agradable muerte. He tenido que dar cuidado pastoral a personas con esa enfermedad, y si que ha sido una gran lucha para mi después de verlos bien, terminar viendo a personas en tal estado. Eso no quiere decir que no son cristianos, o que son peores cristianos que otros.

Ahora, algunos, al negar que un cristiano pueda tener un trastorno mental, dicen que el de tal cosa sufre, no es un cristiano, mas bien, es un pseudo-cristiano, que no ha conocido a Cristo.

Protestante Digital tiene un articulo que ayuda mucho al tratar de comprender este problema, que en los últimos años, se esta haciendo mas presente en las filas de los Cristianos. El articulo comenta:

El suicidio de Matthew Warren se ha producido en el seno de una enfermedad mental, y que según nos informa el periodista Wolfgang Streich se trataba de la conocida como trastorno bipolar , que produce cuadros de euforia alternando con otros de profunda depresión.

He tenido amigos que tienen problemas bipolares, ¡y amigos dentro de la iglesia! Yo veo este problema, como un problema de nuestros tiempos, como el problema de la obesidad. Ha habido iglesias que también han enfatizado que el ser pasado de peso, no es de cristianos. Lo mismo lo que hacen los que dicen que tener problemas de la mente, no es cosa de cristianos.

El articulo describe los orígenes y síntomas de la enfermedad bipolar:

En relación al trastorno bipolar,  nos expresa el Dr. Martínez Vila  que es “una enfermedad orgánica, relacionada con una alteración de lo que podríamos llamar el ‘metabolismo’ del cerebro”. Es decir, al igual que otras partes del cuerpo, “el cerebro tiene un funcionamiento bioquímico que depende del equilibrio adecuado entre diversas sustancias (los neurotransmisores). Cuando este equilibrio bioquímico se altera da lugar a diversas enfermedades mentales, una de las cuales es el trastorno bipolar. El origen de la enfermedad no es espiritual, aunque como es lógico puede tener consecuencias espirituales porque el ser humano es una unidad donde todas las partes –cuerpo, mente y espíritu- se interrelacionan”.

Negar que la mente no tiene nada que ver con el cuerpo, es como negar que el alma también no tiene repercusión con el cuerpo. Una posición así, se acerca mas bien a una posición Gnostica, que pretende afirmar que lo que se hace con el cuerpo, no tiene repercusión en el alma o espíritu.

Pero de mucho interés, es lo que el articulo narra en siguiente:

Él expresa como psiquiatra que “cuando una persona se suicida bajo los efectos de una enfermedad mental como es el trastorno bipolar, la voluntad y los pensamientos están muy ofuscados por la enfermedad. Hay una distorsión profunda de la percepción de la realidad como nos recuerdan algunos casos de depresión en la Biblia (Moisés, Elías) en que incluso aparece el primer grado de la ideación suicida (“Señor, quítame la vida…”). En los casos más graves, esta distorsión puede ser delirante, el enfermo imagina cosas que sólo existen en su mente”. Por tanto, concluye, “podemos decir que no hay plena conciencia de lo que se hace. Es un acto que el paciente no realizaría nunca en condiciones normales, fuera del episodio de enfermedad. Prueba de ello es que cuando una persona así (con enfermedad mental) comete un acto penal –por ejemplo, una agresión o incluso un homicidio- la justicia humana atenúa o incluso anula la imputabilidad (responsabilidad) del paciente en estas circunstancias”.

“Cuanto menor es la conciencia (ofuscada por el episodio de enfermedad), menor es su responsabilidad. Si un juez humano tiene esto en cuenta, ¡cuánto más nuestro Dios que es el juez perfecto! Esta realidad aporta mucho consuelo y esperanza a los que han perdido a un ser querido en estas circunstancias” concluye el psiquiatra y líder evangélico.

Otra cosa distinta, reflexiona, es la persona que con frialdad, en plenas facultades mentales, decide quitarse la vida. En esta situación, muy distinta a la anterior, es cuando se debe aplicar el principio de que “el suicidio es condenado en la Biblia porque es un acto que encierra en sí mismo la esencia del pecado: ‘yo soy el dueño de mi vida, nadie por encima de mí me ha de decir cómo vivir , ni cuánto tiempo’ .La gravedad del suicidio radica ahí, en esta autonomía absoluta que lleva al hombre a hacerse dios decidiendo sobre algo que corresponde sólo al Creador de la vida”.

Esta tragedia en la familia Warren, ha abierto al menos este tema que tan esquivado es en el cristianismo. Los extremos que se toman, no solo demuestran una incomprensión de las enfermedades que sufren muchos creyentes, sino que también demuestra la falta de cuidado pastoral que existe, no solo de parte de los pastores y lideres, si no también de los feligreses, que no muestran empatía con las personas que sufren de esta índole de enfermedad o incapacidad.

Share This Article

La Importancia de Los Credos en La Vida de La Iglesia por Carl Trueman

Next Story »

Objeciones contra la resurrección de Jesús- 4 Teorías de Fraude.

Teología

  • Mujeres en el Gnosticismo

    2 meses ago

    A menudo existe el deseo de interpretar el gnosticismo como el representante de una actitud más positiva hacia las mujeres en la tradición cristiana primitiva. Se pueden ...

    Read More

Leer más

More