La relación personal con Jesús ha dado resultados inesperados

Una y otra ves se me ha dicho que la religión es algo malo, a pesar lo dicho por Santiago en su epístola:

Santiago 1:27
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.

El problema que muchos tienen es que ven la palabra “religión” mal usada por la iglesia católica, pero también, porque han redefinido la palabra religión a algo malo. Es de mi parecer que algo similar han hecho últimamente con la expresión “sana doctrina.” Para mi, al oír ese termino, me suenan alarmas que el que tal cosa dice, en realidad quiere imponer su visión de “sana doctrina”. Sana doctrina, por lo tanto, no es lo que la Biblia dice, sino que es definida por cosas exteriores, lo mismo que se hace con la palabra “religión”.

Un cliché que también toma lugar muy frecuentemente en nuestras filas evangélicas, es que el cristianismo no es una religión, sino que es una “relación personal con Jesucristo”. Esto suena pio, y suena como la verdadera actitud que tenemos que tener como cristianos.

Pero también esto se ha comprobado, que por ser algo que no tiene razón bíblica (no podemos decir que es anti-bíblico, pues entonces, tendríamos que decir que la palabra “trinidad” es anti-bíblica pues no se encuentra en la Biblia), ósea, algo que no cuaja con la lógica bíblica. Es un decir que ha ocasionado mas daño que bendición dentro del reino de Dios. Esto es lo que reporta Christianity Today en su ultima edición:

Dale Jones, investigador Nazareno para el Censo Religión de EE.UU., explicando cómo el énfasis estadounidense en una “relación personal con Jesucristo” ha contribuido a que más del 80 por ciento de los estadounidenses dicen ser cristianos, pero menos del 50 por ciento está afiliado a una congregación.

Fuente: RNS

La prueba es clara. Tener una “relación personal con Jesucristo”, no garantiza seguir los mandamientos de Jesús. Muchos toman dicha relación, como aquellas personas que tienen familiares en su trabajo o compañía, y se aprovechan de sus conexiones familiares para poder tomarse libertades que de otra manera no las tomarían. Por lo visto, muchos de los que tienen una “relación personal con Jesucristo”, tienen tal relación que no sienten la necesidad de asistir a una iglesia, congregarse, y tener comunión con otros cristianos. Y creen que Cristo no se molesta, o llama a congregarse, a pesar de lo que esta escrito en la propia palabra de Dios:

Hebreos 10:25

25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Esta relación personal con Cristo, se ha hecho una forma de hacer un Jesús a la imagen y semejanza propia. Así como yo puedo definir la clase de relación que deseo tener con mis amigos, de la misma forma, estas personas hacen su relación con Jesús de el modo que mejor les ajusta a su estilo de vida. Un Jesús que comprende que se tiene necesidades físicas y sentimentales, por lo tanto, pasa por alto alguna relación sexual que no llevara al matrimonio. Jesús comprende que necesito dinero, por lo tanto no se enojara que haga trampa en mis impuestos. Jesús comprende que no me gusta que me contradigan, por lo tanto, no se enojara que me ponga hacer memes o gráficos donde ataco a todo aquel que no cree mi versión de sana doctrina, a pesar que la palabra de Dios nos diga los parámetros de lo que la sana doctrina es. Podríamos seguir, pero con esto podemos ver que es lo que en la mente de muchos el día de hoy concierne la relación personal con Cristo.

Jesús definió la relación entre el y nosotros, de la siguiente manera:

Juan 15:14
Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.

Así que no es una relación la cual yo o alguien define, sino que es como Jesús la define, y lo hace diciendo que si hacemos lo que el nos manda, entonces nos podemos considerar sus amigos. ¿No suena esto como religión? Usualmente la gente define religión como una lista de mandamientos, requerimientos para acercarse a Dios. Pues la relación con Jesús, demanda tal cosa también. No es una relación, como se dijo antes, que nosotros definimos, sino definida por el propio Jesús.

¿Cómo esta tu relación con Cristo? Si es tan personal que el que define como llevar dicha relación eres tu yo, estamos engañándonos a nosotros mismos, y no hay tal relación, pues no es la que Jesús definió. El que cree que tiene una relación con Cristo, y no hace lo que el manda, simplemente no es Cristiano, por mucha relación que crea que tiene con Jesús, o por mucho que diga que no sigue ninguna religión.

El tal, o la tal, que hace tal cosa, sigue una religión, hecha a su forma de pensar y conveniencia, y simplemente, no son Cristianos.

Es importante que dejemos los clichés cristianos que podemos ver que no tienen sentido, y regresemos a los términos bíblicos, con sus significados originales, y no como ahora se han desvirtuado por personas que no tienen el menor interés a seguir al Jesús bíblico

Share This Article

Persecución Evangélica

Next Story »

El curioso encanto de los niños predicadores

Teología

  • Mujeres en el Gnosticismo

    1 mes ago

    A menudo existe el deseo de interpretar el gnosticismo como el representante de una actitud más positiva hacia las mujeres en la tradición cristiana primitiva. Se pueden ...

    Read More

Leer más

More