Nuestra interminable obsesión con la escatología 1

¿Es correcto querer inquirir sobre el futuro?

El año 2012 se ha llegado y muchos piensan que será el año en el cual el final vendrá. Me recuerdo que algunos años atrás, un grupo Coreano alegaba saber la fecha y la hora en la cual el arrebatamiento o rapto ocurriría.  Me quede despierto hasta la hora que este grupo dijo que este evento tenia que pasar.  La hora vino, paso, y no hubo arrebatamiento o rapto.  Otra ves se dijo que los cristianos eran tontos, poniendo fechas para predecir el fin del mundo.

Hemos visto muchos ejemplos en la historia cuando se creía que el fin del mundo se acercaba.  Cada ves que un milenio termina, toma lugar caos y confusión, creyendo que porque ese milenio termina, todo debe de acabar.  Nada ha pasado, y por lo tanto, nos debe de demostrar que Dios no sigue nuestro calendario. No obstante, el ser humano, y para desgracia, algunos creyentes, están obsesionados sobre los tiempos finales, y hacen todo su enfoque ministerial el saber el futuro.

¿Cómo debemos de confrontar esa histeria dentro del Cristianismo? No pretendo dar una respuesta profunda al problema.  Antes hacia tales cosas, y me di cuenta que eso crea mas confusión que ayuda, pues el feligreses quiere oír cosas practicas, y no los largos argumentos teológicos que muchos quieren presentar para defender sus creencias. No estoy en contra de respuestas teológicas, pero si estas no nos llevan a cambiar nuestra manera de vivir y seguir mas fielmente a Jesús, pues se convierten en letra muerta.

Por lo tanto, quisiera hacer 2 preguntas y 2 acertaciones que creo que nos ayudaran a apreciar una visión mas bíblica de cómo ver el tema escatológico, y no quedar estancado, por muy interesante que son, en los subtemas sobre la pre-mid-post tribulación o milenio.

¿Es correcto querer inquirir sobre el futuro?

Isaac Newton, el padre de la gravedad, estuvo obsesionado por la fecha de la segunda venida de Cristo.  200 años después de su muerto, se descubrieron manuscritos donde este científico hizo muchos cálculos para saber la fecha exacta del retorno de Jesús.  La fecha a la que el concluyo que esto tomaría lugar fue en 2060. Newton creía que era su responsabilidad como cristiano saber tal fecha, pero no publico sus investigaciones, mas bien, las guardo. Grupos como los Testigos de Jehová han dado muchas fechas del retorno, no solo de Cristo, sino de los Patriarcas también.  El Adventismo del Séptimo Día nació como resultado de querer inquirir el retorno de Cristo, y William Miller, el fundador de dicho movimiento, se equivoco no una ves, sino dos veces sobre la fecha del retorno de Cristo, creando caos en medio de sus seguidores.

Pero esta curiosidad no es una novedad dentro del Cristianismo.  Desde los tiempos de los apóstoles, los encontramos a ellos queriendo saber sobre el futuro y la venida de Jesús.

Mateo 24:1 Jesús salió del templo y, mientras caminaba, se le acercaron sus discípulos y le mostraron los edificios del templo.
2 Pero él les dijo:

—¿Ven todo esto? Les aseguro que no quedará piedra sobre piedra, pues todo será derribado.
3 Más tarde estaba Jesús sentado en el monte de los Olivos, cuando llegaron los discípulos y le preguntaron en privado:

—¿Cuándo sucederá eso, y cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo?

El fin del mundo, pareciera que estamos obsesionados al respecto.  Esa pregunta me la hacen todo el tiempo a mi también.  Como mencione anteriormente, muchos creen que sabremos mas o menos el tiempo de la segunda venida de Cristo basándose en I Tesalonicenses :

1 Tesalonicenses 5

1 Ahora bien, hermanos, ustedes no necesitan que se les escriba acerca de tiempos y fechas,2 porque ya saben que el día del Señor llegará como ladrón en la noche.3 Cuando estén diciendo: «Paz y seguridad», vendrá de improviso sobre ellos la destrucción, como le llegan a la mujer encinta los dolores de parto. De ninguna manera podrán escapar.
4 Ustedes, en cambio, hermanos, no están en la oscuridad para que ese día los sorprenda como un ladrón.5 Todos ustedes son hijos de la luz y del día. No somos de la noche ni de la oscuridad.

Este texto solo nos ofrece un vislumbre de que ese día no nos sorprenderá como ladrón, pues sabemos que se avecina. El mundo cree que las cosas se mejoran, hay una mejor integración internacional, la pobreza se reduce, el hambre se erradica, y no olvidemos que todos reciben la igualdad que desean, no importando su sexualidad, religión o raza. Para el mundo, esto seria un gran logro, y les dará una falsa confianza de seguridad. El pasaje nos recuerda de que estos logros, no son logros en si, si no que es una trampa para hacer sentir a los habitantes de la tierra seguros, y que sus propios logros pueden hacer el mundo mejor, sin seguir la voluntad o ley de Dios.

Pero los Cristianos no nos quedamos atrás.  También queremos hacer cosas, o en este caso, saber cosas, que no nos es dado conocer a nosotros.  Existe una gran obsesión en ciertos círculos Cristianos el querer saber el futuro, y en especial, el día, la hora, y el segundo si fuera posible de la segunda venida de Cristo.

Pero esta preocupación esta mal enfocada.  Jesús mismo nos dijo lo siguiente:

Mateo 24:36 »Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.

Por lo tanto, si nuestro propio Señor en su humanidad no sabe ni el día de la hora de su regreso, me pregunto, ¿por qué tanto cristiano insiste en saberlo? Esto es exactamente lo que el mundo hace, queriendo hacer cosas sin Dios, así muchos Cristianos pretenden saber cosas que Dios no se ha placido revelarnos, recordemos lo que Dios nos ha dicho:

Job 11:7

¿Descubrirás tú los secretos de Dios? ¿Llegarás tú a la perfección del Todopoderoso?

Si respetamos los secretos de nuestros semejantes, ¿por qué no los del Dios del universo? ¿Qué nos hace tener tanta irreverencia para contra lo que Dios ha guardado para su propia discreción?

Esta curiosidad llego mas allá de la muerte y resurrección de nuestro Señor.  Antes de su partida, los discípulos una ves mas, y con mas razón tras presenciar la resurrección de Jesús, los discípulos le volvieron a preguntar a Jesús sobre su regreso:

Hechos 1:6 Entonces los que estaban reunidos con él le preguntaron:—Señor, ¿es ahora cuando vas a restablecer el reino a Israel?
7 —No les toca a ustedes conocer la hora ni el momento determinados por la autoridad misma del Padre —les contestó Jesús—.8 Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

La respuesta de Jesús es precisa y aclaratoria.  Jesús reitera una ves mas que el que determina el tiempo de la restauración de Israel, y por lo tanto, del mundo, es el Padre. Por consiguiente, no puede entender como podemos algunos ser tan osados, y querer saber mas de lo que sabe nuestro Padre celestial, y poner fechas sobre la segunda venida de Cristo.

Así que respondiendo a la pregunta original, ¿Es correcto querer inquirir sobre el futuro?, la respuesta pareciera ser negativa.  Pero no obstante, la Biblia nos insta a estar al tanto del futuro, pero no por las razones que muchos el día de hoy desean saberlo. Muchos desean saber el futuro para poder manipular ese futuro, sentirse que son dueños de sus destinos, o porque no confían en la misericordia de Dios.

El problema de los creyentes, es que no debemos de tener la misma actitud que los no creyentes al inquirir sobre el futuro.  Nosotros ya sabemos lo que sucederá en el futuro.  Somos los únicos en todo el planeta que sabemos como las cosas acabaran. Pero nuestra naturaleza caída siempre quiere saber mas allá de lo que Jesús nos ha dicho que debemos de saber, que es confiar que el Padre sabe cuando la segunda venida tendrá lugar. Esa debe de ser la diferencia entre nosotros, y los que no conocen a Cristo.  Nosotros debemos de seguir las ordenanzas de Jesús, que es no es dado a nosotros saber el tiempo de la segunda venida, sino que seguir con la gran comisión que el nos dejo de llevar su mensaje a todo el mundo.

Así que la pregunta se responde en lo positivo, pero definitivamente, nosotros los creyentes no indagamos en el futuro por alguna curiosidad pasajera, como un horóscopo.  Nuestro futuro esta seguro en Cristo, no hay nada que pueda cambiar lo delineado por Jesús. Su sacrificio por nosotros, el precio que pago en la cruz, y su resurrección nos garantiza que nuestro futuro esta seguro.  No nos debe de preocupar, por lo tanto, si nos vamos antes, en medio, o después de la tribulación, pues pase lo que pase, nada nos podrá separar del amor de Dios en Cristo Jesús, cf. Romanos 8:37-39.

Pero la pregunta que surge después de todo esto, ¿Por qué entonces es necesario para nosotros estudiar las Escrituras y saber sobre la segunda venida de Cristo?

Share This Article

Nueva encuesta

Next Story »

Piper explica el Hiper-Calvinismo

Teología

  • Mujeres en el Gnosticismo

    2 meses ago

    A menudo existe el deseo de interpretar el gnosticismo como el representante de una actitud más positiva hacia las mujeres en la tradición cristiana primitiva. Se pueden ...

    Read More

Leer más

More