La dificil tarea de escojer que version de la Biblia para memorizar y usar en la iglesia

Cuando crecía dentro de la iglesia, me recuerdo que solo teníamos una sola versión de la biblia para leer, que era la Reina Valera 1960.  A pesar de tener solo 17 años de existir, ya se había puesto como la preferida de uso dentro de las iglesias evangélicas.  Solo me recuerdo en esa etapa de mi vida mencionar el Nuevo Testamento de Philips, que jamás lo leí, aun de grande.

Al llegar a USA, me tope que en la iglesia reformada donde asistía, usaban otra versión de la biblia que jamás había leído o oído. La versión a la que me refiero es la Biblia de las Américas. Para mi, a mis 13 años, fue un choque grande saber que había otra versión de las escrituras. El pastor de la congregación la usaba en su predicación, y tenia que leer un poco mas para poder entender por donde iba la predicación. Fue ahí donde comencé a aprender una nueva versión de la Biblia, pero no me imaginé que iba a ser el comienzo de mis dolores de cabeza.

En mi nueva iglesia, ya de 15 años, no solo usaban la Biblia Reina Valera 1960 (RVR60), sino que también la de Las Américas.  Pero en las predicas, introducían una biblia, que para mi, era sacrilegio, era la Biblia de Jerusalén, que era Católica Romana. Y ya para el tiempo que tenia que venirme para Australia, estaban hablando de introducir una versión basada en los manuscritos Peshitas, o como le decían, del Arameo Galileo. Las versiones que tenia que aprender solo crecían y crecían!!!

Al venir Australia, seguí con la Biblia de las Américas, pero me encontré con una oposición a ella feroz.  Luego, cuando el misionero de que vino de USA y yo lideramos la iglesia en Melbourne (donde conocí a mi esposa), el siguió con la Biblia de las Américas, mientras que yo, me regrese a la RVR60. Esto me trajo a mi pensar algo de paz, pues estaba leyendo la misma versión que los demás.

Fue en mi primer año de colegio bíblico, que me tope seriamente con las versiones en ingles, pero solo 2, la King James y la New International Version, o  NIV.  Por preferencia, creía que la King James tenia las de ganar, pero me tope que la era la preferida, y me tuve que aprender esa versión también.

En mi primer año de colegio teológico, me tuve que aprender otra versión de la Biblia, la New Revised Standard Version, o NRSV. Esta versión quitaba la distinción entre hombre o mujer.  Ejemplo es Salmo 1:1, donde cuando en el hebreo dice, “bienaventurado el hombre”, dice “bienaventurados aquellos”.  Nuevamente, me encontraba que tenia que aprenderme otra versión de la Biblia, o podía aplazar los exámenes.  El aprender esta nueva versión dependía si me graduaba o no de mi licenciatura en teología.

Eventualmente, aprendí la NRSV, pero ahora, me encuentro que he estado en una iglesia por 5 años, la cual solo usa la NIV. 2 semanas atrás, me compre una nueva Biblia, con letras mas grandes, y estaba contento al respecto. Pero la semana pasada, me topo que harán una nueva versión de la NIV para el 2011, ósea, mi Biblia solo tendrá 2 años de vida, para que sea reemplazada por la nueva versión.

Todas estas quejas, son para resaltar lo que en estos días estamos pasando no solo los estudiantes de teología, pastores o académicos, pero también aquellos hermanos que se encuentran en liderazgo, y que tienen que hacer una decisión de que versión de la biblia usar, y guardarla en la memoria.

Demos gracias a Dios por tener tantas versiones en nuestra lengua.  Esto, 500 años atrás seria un ticket seguro a la hoguera.  Pero esto también ha creado problemas.  Me recuerdo que en la nota al margen de la Biblia de las Américas del Salmo 23:6, donde David dice de morar por largos días en la casa del Señor, la nota dice “volveré”. Esto dio lugar en una iglesia a donde yo asistía, que su líder llegara a enseñar que una ves habíamos estado ya en el cielo, y que volveríamos de nuevo.  Ósea, que se promovía una doctrina no bíblica.

No todos hacen esto, pero insto a discernir que biblia se debe de leer en la congregación, preferible que sea una que si no todos, la mayoría la ocupan.  La memorización de las escrituras y la lectura publica de ellas debe de ser en una versión que sea de entendimiento de la congregación.  No debe de ser una versión oscura, o nueva para los oyentes.

Me imagino que muchos de ustedes están pasando por situaciones similares, y me gustaría oír sus opiniones.

Share This Article

El cielo no es nuestro hogar

Next Story »

Textus/Codex Sinaiticus

Teología

  • Mujeres en el Gnosticismo

    2 meses ago

    A menudo existe el deseo de interpretar el gnosticismo como el representante de una actitud más positiva hacia las mujeres en la tradición cristiana primitiva. Se pueden ...

    Read More

Leer más

More