La Función del don de Lenguas en Hechos 2

Introducción

El estudio del cecesionismo o continuismo es a veces avanzado o atrasado, dependiendo de quien y como se usan las fuentes que se ponen adelante como pruebas del las diferentes posiciones.  Tanto cesecionistas como continuistas citan y apelan a la historia y a la Biblia para justificar sus posiciones.  En ocasiones, abusan y re-interpretan la historia de una manera desproporcionada, de un lado, donde se llega a negar o ignorar que las lenguas se usaban dentro de los primeros 4 siglos de la historia.  Por el otro lado, se pretende afirmar que las lenguas y profecías han existido interrumpidas a través de la iglesia en comunidades clandestinas.  Las dos proposiciones tienen cierta verdad, pero también, sufren de ciertas conjeturas que nacen de las convicciones de los que sostienen una o la otra posición.  Lo mismo sucede con el uso de la biblia de las dos posiciones.  Algunos cesecionistas aun apelan a I Cor. 13:10 como prueba de que lo “perfecto” mencionado ahí no se refiere a la venida del Señor, sino que a la recopilación del Canon Bíblico.[1]  Teólogos cesecionistas, como Samuel E. Waldron, descartan tal posición como incoherente, y que mas bien el texto apunta a la segunda venida de Cristo por el lenguaje usado por el mismo Pablo en los versos 10 y 12 del mismo capitulo.[2]  Del lado continuista, en especial del Pentecostalismo, existe la limitación de los dones espirituales a I Cor. 12:7-10, ignorando los otros dones mencionados en el versículo 28 del mismo capitulo, como también en Efesios 2:20; 4:10-11, y Romanos 12:6-8.  Las dos posiciones tienden a concentrarse en versículos específicos, pero no toman en cuenta los demás escritos Paulinos,  de otros escritores del Nuevo Testamento, o del Antiguo Testamento.

De estas, y otras cosas que tienen que ver con respecto a los dones el día de hoy- en especial el de lenguas y profecía- son las que se verán en el desarrollo de este estudio.  Pero en esta ocasión me gustaría hacer algunas observaciones provisionales. En el libro de los Hechos, encontramos 3 menciones de que los creyentes (Hechos 2:1-40; 19:1-6) y no creyentes (Hechos 10:44-48).  También hay ocurrencias del don de lenguas en Hechos 8:17-19, 11:15-17, y en 15:8, estas no aportan mucho a un entendimiento de la función del don. En I Cor., encontramos que en los siguientes pasajes donde las lenguas son mencionadas o explicadas, I Cor. 12, 13, y en especial 14, las lenguas siempre son presentadas como habladas por creyentes.  Partiendo de estos pasajes, debemos de ver quienes, para quienes, y cual fue la función de hablar en lenguas tanto en los escritos de Lucas como en los escritos Paulinos. Comenzaremos con Hechos, y en especial en el capitulo 2 que fue la experiencia inicial del hablar en lenguas descrita por Lucas.

Hechos 2 y su función como la prueba inicial de que los últimos días habían llegado

En Hechos 2, vemos la primera experiencia de la iglesia con el hablar en lenguas.  Hasta este punto de la vida de los seguidores de Jesús, ellos no habían experimentado tal don, pero si habían experimentado dones de sanidad, liberación, y de hechos sobrenaturales, por medio de Jesús o de ellos mismos.  Estos dones narrados en los evangelios, son definidos como el acercamiento del Reino de Dios a los hombres.  Jesús hace mención de esto, al menos 2 veces en el Evangelio de Lucas: Lucas 19:3 para preguntarle: ¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro?4 Respondiendo Jesús, les dijo: Id, y haced saber a Juan las cosas que oís y veis. 5 Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio; RV 1960.

Lucas 11:20Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros. RV 1960.

Vemos claramente que para Jesús, lo que el estaba haciendo junto con los apóstoles, era porque el reino de Dios estaba llegando a ellos.

Pedro también da una explicación de lo que estaba pasando en Jerusalén durante el Pentecostés. Pentecostés era uno de los 3 festivales anuales a los cuales se le requerían a los judíos subir a Jerusalén, siendo los otros dos, Tabernáculos y la Pascua.  Siendo Pentecostés un festival al cual se les requería atender a los judíos de todo el imperio, no nos debe de sorprender el asombro de los visitantes de Jerusalén al oír a los discípulos y apóstoles hablar en lenguas a las que ellos entendían.

Lucas parece también estar contraponiendo este evento con Génesis 11:7-9.  En ese pasaje vemos como Dios confunde las lenguas de los habitantes de la tierra por su desobediencia.  Dios esta, ahora en los últimos tiempos, la confusión de lenguas esta siendo reversada.  Otro punto interesante de la intención de Lucas en esta narración, es que la tabla de naciones mencionada en Hechos 2:9-11 representa geográficamente a la tabla de naciones en Génesis 11.[3]

Pedro responde a los que no entendían lo que estaba pasando con un texto del Antiguo Testamento.  Joel 2:28-32. El texto relata como entre las señales del día del Señor, Cf. vs. 20, estarían incluidas el profetizar.  Notemos que para Pedro, el profetizar y el hablar en lenguas es lo mismo, puesto que en su explicación sobre lo sucedido, responde que las lenguas son las profecías que Joel menciona, Cf. 2:17, 18. Esto es de suma importancia, dado que en I Cor. 14, Pablo hace mención del don de lenguas en conjunto con la profecía, y como estos dos dones están ligados.

El texto, ya de antemano ve al capitulo 10 de Hechos, pues el versículo 17 y el 21 terminan con una promesa que abarca no solo a los judíos, sino que a todos los pueblos y aquellos que invoquen el nombre del Señor: Hechos 2: 17 “Sucederá que en los últimos días —dice Dios—,derramaré mi Espíritu sobre todo el género humano….. día grande y esplendoroso. 21 Y todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.” NVI

Pedro sigue su discurso dando mas explicaciones del porque de lo que estaba pasando.  El, como Saulo en el capitulo 9, hacen énfasis que el fin ya esta cerca por la resurrección de Jesús de entre los muertos.

Pedro finaliza su discurso con el mismo mensaje inclusivo con el que comenzó en versículo 16, “39 En efecto, la promesa es para ustedes, para sus hijos y para todos los extranjeros, es decir, para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios quiera llamar.” La promesa de salvación, y todo lo que el profeta Joel menciono, eran para los judíos, y para todos aquellos que invocaran el nombre del Señor, incluyendo a los gentiles.  De esto podemos estar seguros por el uso de Pedro de Isa. 57:19. Por la narración de Lucas, vemos que Pedro aun no había visto hasta tan lejos en la misión de la iglesia,[4] pues es confrontado por el Señor al respecto en el capitulo 10 de Hechos. Acá vemos mas bien como Lucas va entrelazando su narración, y nos da un avance de lo que esta aun por venir.

Se puede deducir entonces, que ni Pedro, el predicador, ni Lucas, el recopilador de la predicación, tenían en mente asentar que Hechos 2 seria  un ‘manual’ de quienes deben de hablar en lenguas en la iglesia de hoy-como algunos Pentecostales afirman, que dado que todos los creyentes presentes hablaron en lenguas, lo mismo debe de suceder el día de hoy- o de cómo se debe de hablar en lenguas- como los secesionistas que enfatizan que el hablar en lenguas fue siempre en Hechos, y en I Corintios, una lengua que podía ser entendida por los oyentes, ósea, una lengua extranjera que los oyentes pudieran entender.

Krister Stendahl hace énfasis que en la ocasión de Hechos 2, hubieron cosas particulares, como las lenguas de fuego sobre los creyentes, y un fuerte viento, que hacen lo sucedido en Hechos 2 mas bien excepcional que normativo.[5]  Algo mas que hace excepcional lo sucedido en Hechos 2, es que es la única ocurrencia en donde el don de lenguas no necesita interpretación, dado que en las otras ocasiones que veremos en Hechos, donde los creyentes o no creyentes hablan en lenguas, no se ve ninguna interpretación de ellas por parte del que las ejercitan, ni entendimiento por parte del los que las oyen.  Lo mismo sucede en I Corintios. En I Corintios, el hablar en lenguas o glossolalia, no es una lengua que se pueda entender, y en Hechos, como se ha mencionado, no vemos otra ves la interpretación o entendimiento de las lenguas por otros.

Para concluir, entonces, se deja claro que Hechos 2, en lo que respecta al hablar en lenguas, no es un hecho que se pueda repetir en la vida de la iglesia, dado que tampoco se vuelve a repetir en el libro de los Hechos en la magnitud vista.  La intención de Lucas al incluir el evento es vista en la predicación de Pedro, que fue el proclamar que vivimos en los últimos días, y que la resurrección de Cristo había traído estos últimos días.  El hecho que se sabia que eran los últimos días, fue porque el Espíritu Santo había sido derramado “sobre toda carne” RV 60, y una evidencia de ello era que los hijos de los Israelitas y lejanos, profetizarían, cosa que Pedro lo compara a hablar en lenguas. La profecía en este caso, no era algo futuro, mas bien era “vs. 11 les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.”.

Partiendo, entonces, de esta lectura de Hechos 2, se puede concluir que tanto una lectura desde las perspectivas cesecionistas o continuistas, no hacen justicia a la intención de Lucas al escribir dicho pasaje.  Esto será a continuación probado una ves mas, viendo el próximo texto donde las lenguas juegan un papel significativo, Hechos 10.

[1] De esto, históricamente, el cesecionismo se basa en la posición Occidental, que ignora a las posiciones Griegas y Orientales sobre la recopilación del Canon.  En si, es la falta de acuerdo sobre lo que era y no era parte del Canon que fue lo que movió a Lutero  a contemplar no incluir a Santiago en el Canon.  Fue en Trento en el cual la Iglesia Católica Romana acepto el canon como fue dado desde el pasado, y el Protestantismo mantuvo el Canon también dado desde la antigüedad.

[2] Samuel E. Waldron, To Be Continued? Are the miraculous gifts for Today? Merrick, New York: Calvary Press Publishing, 2005. pgs. 63, 71.

[3] P. H. Davids, “Tongues” en Dictionary of the Later New Testament & Its Development. Ralph P. Martin & Peter H. Davids, Eds. Downers Grove, Illinois: Inter-Varsity Press, 1997. Pg. 1178.

[4] I. Howard Marshall, Acts TNTC Inter-Varsity Press: Grand Rapids, Michigan, 1980. Pg. 82.

[5] Krister Stendahl, Paul Among Jews and Gentiles Philadelphia: Fortress Press, 1976. pgs. 116-117.

Share This Article

¿Algún problema con el Jesús histórico?

Next Story »

El hablar en lenguas y TELOS. El uso Paulino de TELOS.

Teología

  • Mujeres en el Gnosticismo

    2 meses ago

    A menudo existe el deseo de interpretar el gnosticismo como el representante de una actitud más positiva hacia las mujeres en la tradición cristiana primitiva. Se pueden ...

    Read More

Leer más

More