LA PRE-EXISTENCIA DEL ALMA

Mario  E.   Fumero 

¿De dónde viene esta creencia? ¿Es bíblica o herética? En este libro analizamos esta teoría, la cual se introduce sutilmente dentro del cristianismo, desvirtuando el principio bíblico doctrinal. Esta doctrina heretica forma parte de las siguientes Iglesias: Movimiento Gnosticos- Creciendo en Gracia. Los Mormones. Iglesia Ebenezer de San Pedro Sula.  Autorizada su reproducción siempre y cuando sea para fines formativos, y no lucrativos. Primera Edición.  1998. PRODUCCIONES PENIEL S DE  R.L. Apartado 15134, Suc. Kennedy, Tegucigalpa, Honduras C.A.   (FAVOR VERIFICAR LA BIBLIOGRAFIA QUE RESPALDA ESTE ESCRITO)

PREÁMBULO

¿Por qué escribir de un tema que es candente y puede producir en ciertos ámbitos cristianos una critica e incluso confrontaciones apologéticas? Porque debemos proclamar la verdad, y desmantelar las mentiras. Porque nos toca a nosotros defender la sana doctrina de fábulas necias que tratan de desvirtuar los fundamentos de la fe, para producir conceptos especulativos de una teoría que no tiene nada de teología pues carece de una clara y sólida base bíblica.

No luchamos contra personas o instituciones, sino contra principios e ideas. Las ideas se pueden proclamar libremente, y por lo tanto, si hay libertad de expresión, también hay libertad de opinión, y es por ello que tenemos libertad para combatir todo aquello que se sale de las enseñanzas apostólicas. El defender lo que creemos no solo es un derecho, sino un deber cristiano. Esto es lo que nos hace ser profetas. Si ejerciéramos el papel de profeta, y tuviéramos celo por la sana doctrina pudiéramos evitar que muchos incautos cayeran en doctrinas heréticas. Si callamos nos hacemos cómplices del engaño, y por lo tanto seremos culpado de aquel que se pierda. Si aceptamos lo expuesto, nos convertimos en apostatas y herejes. Si hablamos, cumplimos aquel texto que dice “…Pre-parados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” 1 Pedro 3:15.

Con todo el Cariño

Mario E. Fumero

 

CONTENIDO 

CONTENIDO

  • ¿Quienes caen en herejías?  
  • La Preexistencia del alma    
  • Influencias extrañas en la Preexistencia del alma             
  • Enseñanzas actuales de la existencia del alma       
  • Perspectiva teológica y bíblica del origen del alma                          

 

¿QUIENES CAEN EN HEREJÍAS?

Muchas veces confundimos los términos, y catalogamos a un hermano que discrepa de nosotros en “rudimentos” como hereje, y abrazamos al que sí lo es. Otros catalogamos a algunos grupos evangélicos con tendencia “sectarias” como herejes, cuando en realidad su único error es sentirse mejor que los demás. Por otro lado, confundimos a un hereje con un apóstata, y es bueno matizar las palabras antes de juzgar que cosas son herejías, y como debemos actuar hacia ellas. La palabra “herejía” viene del griego “haireomai” o “haireseis” que significa elegir, peculiar, definir una opción[1]. En el sentido judaico, el término se aplicaba a todos aquellos que proclamaban una enseñanza contraria a la impuesta por determinada escuela[2]. El vocablo puede indicar que existen diversidad de creencias, o al hecho de afiliarse a un bando contrario al que posee la verdad, aunque tendríamos que definir ¿qué es la verdad? pues muchas veces esta expresión es muy relativa.   Cuando usamos la expresión “herejía”, dentro del marco teológico, se está implicando la idea de personas que se desvía de una doctrina fundamental enseñada por las Sagradas Escrituras, para propagar otra contraria a la enseñanza bíblica y sistemática. Esta palabra griega, “HAIRESIS” o herejía, aparece nueve veces en el N.T. y con ella se indica a un grupo o secta contraria a la enseñanza tradicional. También puede hacer referencia a una nueva escuela de pensamiento, como por ejemplo; la secta de los saduceos (Hechos 5:17) la de los fariseos (Hechos 15:5,  26:5), la de los nazarenos (Hechos 24:5, 28:22) etc.

En las enseñanzas apostólicas se catalogaba a una persona hereje cuando traía alguna doctrina que rompía la unidad de la iglesia, causando división. Por esta razón el apóstol Pablo da una exhortación severa al respecto: “Al hombre que causa división, después de una y otra amonestación deséchalo” (Tito 3:10) y es que Pablo fue un ardiente defensor de la iglesia en relación a las influencias gnósticas dominante en su época, y recomendaba a sus discípulos proteger al rebaño de estas herejías: “Como te rogué cuando partí para Macedonia, quédate en Éfeso, para que requieras a algunos que no enseñen doctrinas extrañas”  “Si alguien enseña algo diferente y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina que es conforme a la piedad, se ha llenado de orgullo y no sabe nada. Más bien, delira acerca de controversias y contiendas de palabras, de las cuales vienen envidia, discordia, calumnias, sospechas perversas, y necias rencillas entre hombres de mente corrompida y privados de la verdad, que tienen la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales” (1 Timoteo 1:3,  6:3-5).

El apóstol Juan fue más duro, pues ordena que: ” A Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; ….Si alguno viene a vosotros y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido!, porque el que le dice ¡Bienvenido! participa en sus malas obras” (2 Juan 9-11 RVR). Noten, no le podía ni recibir ni decir ¡bienvenido!

El apóstol Pedro expone una línea de pensamiento parecida a los demás apóstoles, y establece los parámetros para juzgar una herejía destructora, y escribe: “Pero hubo falsos profetas entre el pueblo, como también entre vosotros habrá falsos maestros que introducirán encubiertamente herejías destructivas, llegando aun hasta negar al soberano Señor que los compró, acarreando sobre sí mismos una súbita destrucción” (2 Pedro 2:1RVA). Noten que él establece la herejía como la negación de la soberanía del Señor, y por supuesto que incluye las enseñanzas que él nos ha dado, pues afirma un poco antes, en el contexto:“También tenemos la palabra profética que es aun más firme. Hacéis bien en estar atentos a ella, como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que aclare el día y el lucero de la mañana se levante en vuestros corazones. Y hay que tener muy en cuenta, antes que nada, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada; (2 Pedro 1:19-20). El término “interpretación privada” determina que ninguno, llamándose apóstol o iluminado, tiene derecho de sacar un texto del contexto para hacerle decir al texto lo que no dice, usando para ello una metodología especulativa, carente del sentido hermenéutico, y muchas veces siguiendo el juego caprichoso de sus propias opiniones[3].

A esta altura, podemos afirmar que cualquier enseñanza que atenta contra la teología bíblica y sistemática emanada de la Palabra, para imponer verdades que afecten la doctrina, se considerará una herejía. Nuestras doctrinas se basan en todo el Canón bíblico, en las enseñanzas de “todos los apóstoles”[4], que contienen “todo el consejo de Dios” para la Iglesia, debidamente apoyado por las enseñanzas de Jesús en los evangelios. El antiguo Testamento es la base del nuevo. Su valor histórico, profético sigue vigente. Por lo tanto, creemos en la inerrancia de las Escrituras, y nada que se salga de ella puede ser catalogado como doctrina, y menos, cuando esto se trate de imponer con manipulaciones filosóficas, pues en tal caso, se estará cometiendo un acto de herejía. No es lo mismo opinar sobre aspectos oscuros, que no afectan doctrina, que tratar temas que involucran enseñanzas doctrinales, como por ejemplo, el tema que en este libro nos ocupa “La preexistencia del alma”, lo cual afecta los principios creacionistas, y establece una serie de elementos que no tienen ni base ni fundamento bíblico, como es la teoría de la metempsicosis[5], la de la encarnación de los espíritus, y la creencia que los seres humanos son ángeles en vasos de barro. En el tema que nos ocupa vamos a analizar la preexistencia del alma, doctrina básica dentro de la secta mormona y ahora adoptada por grupos evangélicos.

LA PREEXISTENCIA DEL ALMA

Entre las muchas doctrinas falsas que circulan por nuestro mundo evangélico se encuentra aquella que afirman que antes de nacer un ser humano, su espíritu o alma ya existía y estaba con Dios. Que cuando una criatura es concebida, entonces ese espíritu o alma se encarna, y nace para ser sometido a prueba. Este principio se define como teoría de la preexistencia y  se expone así: “Esta alma peca en diversos grados dentro de un estado de preexistencia, condenándose a ” nacer a este mundo en un estado de pecado y en conexión con un cuerpo material[6]. Este principio puede ir acompañado con algunas otra ideas, como por ejemplo, que somos ángeles encarnados, que fuimos predestinados desde antes a perdernos o salvarnos[7], que a un cuerpo de hombre le puede entrar un cuerpo femenino[8] etc. La forma en que se expone esta teoría de la preexistencia puede variar según el grupo o secta que la adopte. Cada cual la matiza a su gusto, ya que no tiene un apoyo bíblico y sistemático.

Para muchos la parte divina del “ser humano” es el alma. Deberíamos analizar que el alma está asociada con la vida física y específicamente con la sangre: “Porque la vida del cuerpo está en la sangre, la cual yo os he dado sobre el altar para hacer expiación por vuestras personas. Porque es la sangre la que hace expiación por la persona”(Levítico 17:11). De ahí viene el concepto expiatorio de la sangre, sin la cual no puede haber justificación ni redención del pecado: “pues según la ley casi todo es purificado con sangre, y sin derrama-miento de sangre no hay perdón” (Hebreos 9:22). ¿Y por qué la sangre? Porque en ella esta la vida, y es por ello que dentro de los maestros judíos la sangre representa la vida, y la vida está en el alma. El alma es la vida misma, y en el estado físico se asocia con la sangre que da vida al cuerpo. El alma una, vez creada, nunca muere y está ligada al espíritu, es por ello que dice el salmista “Pues no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción (Salmos 16:10) y aunque hace referencia a la resurrección de Jesús, la realidad bíblica es que el alma, una vez liberada del cuerpo, sigue existiendo: “Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta noche vienen a pedir tu alma; y lo que has provisto, ¿para quién será?” (Lucas 12:20). También se puede asociar el alma con la psique o la capacidad pensante del ser humano. En la Biblia se identifica el alma con la conciencia (es la que produce el pecado), los sentimientos (corazón) y la vida. Para los judíos, y según sus enseñanzas del Talmud, el alma y el espíritu son una misma cosa.

Referente al espíritu podríamos decir que mientras el primer hombre, Adán, fue un alma viviente, el segundo Adán será un “espíritu vivificado”: Así también está escrito: el primer hombre Adán llegó a ser un alma viviente; y el postrer Adán, espíritu vivificante (1 Corintios 15:45). El espíritu es la parte divina de Dios en nosotros. Es en sí la imagen del creador, la esencia misma del ser. Dentro del cuerpo está el alma, y dentro del alma está el espíritu. Mientras que alma y cuerpo se pueden separar, el alma y el espíritu son inseparables. Por eso la Palabra entra hasta el alma, y debe llegar a lo más hondo, para producir arrepentimiento, esto es, hasta el espíritu:“Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos. Penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12). Para entender mejor el cuerpo, alma y espíritu que forman el ser físico (1 Tesalonicenses 5:23,) lo ilustraremos con un huevo: Está la cascara (cuerpo), la clara (alma) y la yema (espíritu). Podemos separar la cáscara de los otros dos elementos. La clara protege la yema dentro de la cual está la vida misma.  El espíritu es perfecto y el cuerpo, por estar sometido al pecado y al juicio edénico, es imperfecto, por lo tanto, el alma une dos elementos opuestos para mantener la vida física y llevar al hombre a la vida espiritual. Una vez matizado este principio, entraremos a analizar la preexistencia del alma re-conociendo que alma y espíritu dos partes que forman una sola cosa.

LOS GRUPOS QUE ENSEÑAN ESTA TEORÍA

En la actualidad existen muchas sectas e incluso iglesias evangélicas que tienen y enseñan esta teoría, (aunque ellos le pueden llamar doctrina). Mencionaremos algunas de ellas, como por ejemplo:

  • 1- Es enseñado por la secta de los Mormones[9].
  • 2- Es incluido y enseñado por muchos predicadores de la prosperidad, los cuales llegan a afirmar que somos “diosecitos”[10].
  • 3- Es el fundamento de la Iglesia “Creciendo en Gracia”, movimiento nacido en Miami y fundado por José de Jesús, llamado el Apóstol de la segunda Reforma[11].
  • 4- Es enseñado por el movimiento de Iglesias Elim, procedente de Guatemala y fundada por el Dr. Otoniel Ríos y el pastor en Honduras es  Germán R. Ponce él cual denomina esta teoría como “pre-corporeidad”[12]. Actualmente se separo de Elim y se llama su movimiento “Ebenezer”.

¿De dónde procede esta teoría de la preexistencia del alma? Poco son los teólogos que abordan esta enseñanza a fondo. Tal parece que uno de los primeros expositores de la misma fue Orígenes, como lo afirman varios historiadores y teólogos[13]. Orígenes, (185-254 d.C) fue muy influenciado por el Platonismo,[14] de donde adoptó conceptos filosóficos para aplicarlos al razonamiento teológico, afirmando que algunos seres humanos son el producto de almas que ya existían antes de nacer, y que fueron enviadas para poseer un cuerpo[15]. En la última centuría esta doctrina se convirtió en el brazo fuerte de la Iglesia mormona, y aparece en las revelaciones del ángel Moroni a su fundador[16]. El Dr. Hodge hace un análisis del pensamiento de Orígenes en relación al alma y escribe lo que éste enseñaba: “Ha pasado a través de otras épocas y formas de existencias innumerables en el pasado, y debe pasar por otras innumerables épocas más en el futuro[17]. Como podemos notar esta idea tiene una raíz de influencia oriental, de origen hinduista.

En la iglesia primitiva algunos abrazaron esta idea, que en su contenido de fondo contiene toxinas del gnosticismos mezclada con la filosofía Platónica. Es interesante notar que el gnóstico consideraba el mundo malo, y por lo tanto, la naturaleza en sí tenía una tendencia innata a la depravación. Esta idea establecía que el espíritu humano era perfecto, pero estaba sometido a un castigo dentro de un “envase imperfecto” y que a través del conocimiento (que es la Gnosis) podría alcanzar la perfección y obtener “un conocimiento oculto y reservado que permitía trascender a este mundo[18]. Esta idea fue la que tomó Orígenes para tratar de responder a una pregunta: “¿Por qué hay tanta disparidad entre la condición humana, unos sufren y otros gozan, unos viven pecando y otros buscan a Dios?”. Él lo resolvió con la exposición de que las; “almas que existían y venían a este mundo lo hacían para enfrentar su pecado en un estado previo[19] por lo que adapto los conceptos de la filosofía Platonista a su pensamiento teológico, formulando una teoría que no prospero en los años sucesivos. Como podemos ver, detrás de todas estas teorías hay un alto contenido filosófico y teosófico. De ahí parte las ideas de la “Nueva Era”, que como veremos, ha minado con el concepto de la preexistencia del alma y su encarnación a muchas iglesias evangélicas que se apartan de la enseñanza clara de la Palabra, para entrar en la especulación teológica.

 

INFLUENCIAS EXTRAÑAS EN LA PREEXISTENCIA DEL ALMA

Entre las fuentes que nutrieron, dentro del cristianismo, esta idea de la preexistencia y encarnación del alma están las corrientes teosóficas de las religiones hinduistas, las cuales desempeñan un papel importante al desarrollo de esta teoría dentro del cristianismo.

ENSEÑANZAS HINDUISTA AL RESPECTO

Para Buda no existe el alma, sino una fuerza emanada de Dios, que como espíritu encarna y reencarna de forma sucesiva hasta alcanzar su etapa final o “nirvana”. La “ley del Karma” consiste en “la retribución de la causa y efecto, de la acción y de la reacción ética[20]“. Si analizamos esta idea, con la enseñanza dada por algunos supuestos maestros cristiano que dicen que “el espíritu ya creado tiene que encarnarse para ser sometido al pecado, juicio y proceso de predestinación“, encontramos como esta idea compagina perfectamente con los principios hinduistas, revelándose la influencia oriental, que es completamente contraria a toda enseñanza bíblica. De hecho hay una similitud entre la pre-existencia, reencarnación y encarnación de los espíritus ya creados. Aunque los que proclaman la preexistencia y encarnación del alma niegan la reencarnación, asumen un parecido en este proceso, aunque se ejecute tan solo una vez. Al respecto enseña el pastor Germán Ponce lo siguiente: “todo lo que le pasó al cuerpo físico de Cristo le pasó al cuerpo místico, le pasó a usted. Entonces usted lea la Biblia desde ese punto de vista. Hay una excepción, y es que el Señor bajó al lago de fuego para pagar con su muerte segunda, pero nosotros. Esa es la única excepción que hay ahora, lea conmigo 1 Timoteo 3:16…La pregunta es sobre diferencia de encarnación y reencarnación. cabalmente este tema es prácticamente la encarnación, por-que nosotros éramos espíritus antes y encarnar en este cuerpo. Ahora nosotros no creemos que al morir vamos a reencarnar en otro cuerpo[21]. En la interpretación del Karma dentro del Hinduismo y Brahmanismo encontramos muchas corrientes con diferentes definiciones. Por ejemplo “para el vadismo, el karma es el acto, la obra o la energía puesta en acción, mientras que para el brahmanismo se ve como la labor que adquiere un peso original, unos méritos o deméritos y, a la vez, define las condiciones de los futuros renacimientos[22]“. Esta idea es muy similar a los principios que nutren la ideal de los espíritus que encarnan el cuerpo, pues algunos afirman que vienen para ser probados, purificados o pagar su rebelión anterior en su estado angelical. Algunos afirman que eran espíritu insujetos que fueron “predestinados” a ser encarnados y convertirse en seres condenados.

Otra idea que parece brotar del hinduismo es el concepto de ser “dioses”, o  considerar la Gnosis (conocimiento) como el camino para alcanzar la iluminación y la perfección. Uno de los puntos fuertes del Hinduismo es la creencia de que “Brahamán”; el ser supremo, absoluto, inefable, irradia un núcleo por el cual emana su presencia, impregnándose en aquellos que alcanza la iluminación o el conocimiento pleno, por lo que debe confesar que “yo soy Brahma” para lograr una experiencia mística de unión total con la con-ciencia cósmica, práctica que ejecuta el yoga y los adeptos a la “Nueva Era”. De igual forma algunos maestros bíblicos de la corriente de la prosperidad enseñan que “somos cristos” en el sentido de la deidad, o ser como dios[23], como afirma Charles Capps:“Dios se duplico a sí Mismo, Adán era un duplicado de Dios[24]” y por lo tanto, no era una criatura de Dios sino una emanación del Dios.

¿Cómo fue que las influencias del hinduismo entraron en el cristianismo y gnosticismo occidental? Sencillo, entro durante y después del esplendor de la cultura helénica, que comienza con Pericles[25](495 a.C). Los griegos llegaron a las regiones del oriente y trajeron consigo todas las influencias culturales de las mismas[26]. Lentamente los maestros de la filosofía griega adoptaron, en sus razonamientos, las ideas orientales hinduistas, trasmitiéndolas después al mundo occidental y al cristianismo, en los albores de la naciente iglesia: El esquema de transmisión fue así:

TEOSOFÍA HINDUISTA + FILOSOFÍA  GRIEGA +  TEOLOGÍA    CRISTIANA.

EL PLATONISMO FILOSOFICO

El filósofo Platón creía en la inmortalidad de las almas, y consideraba que el cuerpo era el receptáculo que la aprisionaba, pero que si en esa condición adquiría conocimiento de las “formas” por medio del recuerdo (anamnesis[27]) y descubría una existencia previa, podían convertirse en un ser perfectos, en dioses, por lo que las almas estaban sujetos a una reencarnación o encarnación. Esto dio origen a la “metempsicosis” que consiste en la transmigración de las almas a los cuerpos[28]. Esta idea que figura en los conceptos pitagóricos, fue adoptada por los gnósticos, y asimilada por los cristianos de los primeros tres siglos, principalmente por los maniqueos, y posteriormente por los cátaros o albigenses.   Estas ideas fueron debatidas por los padres de la Iglesia, los cuales se mostraron hostiles a su aceptación, sin embargo, Orígenes y Clemente de Alejandría abrazaron parte de estas creencias[29], aceptando solo una encarnación y rechazando las reencarnaciones. Fue así que la  teoría “metempsicosis” entró del platonismo al gnosticismo y de ahí pasó al cristianismo, después de haber sido añadidas del hinduismo. Llegamos a la conclusión que la teoría de la preexistencia del alma y su posterior encarnación en un feto es una enseñanza hinduista y gnóstica infiltrada dentro del cristianismo por medio de Orígenes y algunos antiguos teólogos que fueron influenciados por la filosofía helénica. En resumen esta sería la realidad del origen de estas creencias:

Concepto PlatónicoLos espíritus son eternos buscan cuerpo para adquirir conocimientos (Gnosis).
Concepto Cristianos (herético)Las almas son enviadas a la tierra mediante un plan de predestinación para ser sometida a pruebas, y son ángeles en cuerpos de barros.
 Concepto Hinduista Las almas entran en cuerpos y animales para purificarse.

Una vez analizado estos principios, nos podemos ubicar para entender y descubrir de donde procede esta teoría que arropa a muchas iglesias evangélicas que rondan los linderos de las herejías.

 

ENSEÑANZAS ACTUALES DE LA PREEXISTENCIA DEL ALMA

Después de haber visto los orígenes de estas ideas, que florecen en estos tiempos de apostasía, impulsada por las corrientes de la “Nueva Era”, vamos a describir como es enfocada por cada uno de los grupos existente actualmente, principalmente aquellos que presentan estas ideas con matices evangélico, excluyendo a los mormones[30] del análisis, por ser éstos completamente una secta herética sin vínculos evangélicos.

ENSEÑANZA DEL MOVIMIENTO “CRECIENDO EN GRACIA

Entre las enseñanzas disparatadas del movimiento “Creciendo en Gracia” está la que afirma que “la gracia es absoluta”, que Cristo representa al segundo Adán, ya que primer Adán fue el diablo, por lo tanto, el diablo como figura angelical, que se reveló contra Dios no existe, sino que el diablo y Adán son una misma cosa[31]. Después toman esta línea de pensamiento para afirmar que si los “ángeles son espíritus” (Hebreos 1:7) y nosotros somos espíritu, somos por lo tanto “ángeles con cuerpo”[32] y así los ángeles sin cuerpo son consiervos de los que tomaron el cuerpo, y parten para ello del texto de Apocalipsis 19:10 y 22:9, fabricando la idea de que somos ángeles. Después afirman que Dios no creo hijos, sino ángeles que fueron hecho hijos cuan-do encarnando en los fetos, se convirtieron en hombres[33] y toman como base bíblica los textos de Romanos 8:29;“Sabemos que a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo; a fin de que él sea el primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29). Es triste ver la desastrosa hermenéutica que usan, porque aquí no se menciona que fuésemos ángeles, sino que el término “conoció” tiene que ver con el nuevo nacimiento, y “predestinar” que los escogió para “que fuesen hecho”, y si tienen que ser hechos a la imagen de su hijo, no pueden haber sido ángeles anteriormente, porque en el estado angelical se es perfecto, ya que habitan en el cielo, y nada imperfecto puede vivir en los cielos de Dios, porque éste es Santo. De ahí nace la idea de que somos “dioses”, abrazada también por los predicadores de la prosperidad.

Y si somos ángeles encarnados, ¿Qué somos después de muertos? La respuesta que dan es que al morir pasamos a poseer de nuevo la naturaleza angelical, y somos hechos “espíritus perfectos”[34] pero ¿Y qué éramos antes de encarnar, en la preexistencia? Si fuimos imperfectos ¿Cómo pudo Dios crear un espíritu imperfecto y tenerlo en los cielo cuando dice la Palabra que “Jamás entrará en ella cosa impura o que hace abominación y mentira…” (Apocalipsis 21:27)?  Para afirmar lo expuesto este grupo toma el texto de Hebreos 12:22-23 que dice: “Más bien, os habéis acercado al monte Sion, a la ciudad del Dios vivo, a la Jerusalén celestial, a la reunión de millares de ángeles, a la asamblea de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el juez de todos, a los espíritus de los justos ya hechos perfectos”. Si usamos bien la exégesis y la hermenéutica, veremos que hay diferencia entre la reunión de los millares de ángeles, con la asamblea de los primogénitos, que son los inscritos en el libro de los cielos, que es el libro de la vida (Apocalipsis 20:12). El ser espíritu no nos hace ángeles, porque los ángeles fueron creados como tales, y nosotros fuimos creados por medio del soplo divino al formar del polvo de la tierra al hombre. Noten, los hombres, con el alma y espíritu trasmitido por Dios fueron CREADOS en el huerto del Edén: Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó” “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra. Sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre llegó a ser un ser viviente” (Génesis 1:27, 2:7) Si Dios le dio su imagen, y ya existía en espíritu antes; ¿Qué imagen le dio? La lógica establece que sería el cuerpo físico, pero Dios es Espíritu, y no puede dar lo que no es. Así que  la imagen que trasmitió en tal caso no sería un cuerpo físico, porque el cuerpo lo formo del polvo de la tierra, sino le dio aliento de vida junto con el espíritu.

LO QUE ENSEÑA LAS IGLESIAS EBENEZER DE SAN PEDRO SULA

Las iglesias Ebenezer mantienen una enseñanza parecida al grupo “Creciendo en Gracia”, con la diferencia de que no son tan radicales en cuanto al tema de la predestinación, como lo es el grupo ya mencionado. Sin embargo, entre sus enseñanzas figura la preexistencia y la encarnación del alma, aunque sostienen algunas otras afirmaciones, como por ejemplo “que cuando seamos glorificado no tendremos sangre sino “huesos y carne” como enseñan también los mormones[35]. Al tratar de apoyar esta teoría, se hace malabares con ciertas citas Bíblicas como por ejemplo Efesios 1:4:“Asimismo, nos escogió en él desde antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él“. La explicación dada por Germán Ponce referente a la preexistencia es similar, sin embargo, la interpretación correcta por todo el contexto es que Dios tenía un plan, por lo cual al trazar su designio respecto al hombre, proveyó frente al fracaso del ser humano, una redención perfecta, pues el término “para que fuésemos santos” refleja una proyección al futuro de lo que Dios planeó en el pasado. Es lógico que si fueron espíritus que habitaban con Dios en el cielo fuesen santos. Por otro lado, se usa el Salmo 23 y se toma el verso 6 que dice: “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por días por largos días”  (Salmos 23:6) para afirmar el pastor Ponce que:“Por eso el salmo 23 tantas veces que lo habíamos leído (sin entenderlo), pero bien dice que yo vengo del cielo y a la casa de Jehová voy a volver[36]“. ¿En donde dijo David esto? Más bien expresa su deseo de morar todos los días en la casa de Dios, haciendo referencia al tabernáculo en primera instancia. Después toma la historia del hijo prodigo para hacer ver que “el hijo se fue de la casa” como cuando el espíritu deja el cielo para encarnarse, y después “se va al mundo hasta la pocilga” que representa la encarnación en este mundo imperfecto, para después “volver a la casa del padre”[37]. ¿No hay aquí una manipulación descontextualizada de un hecho que es una parábola ilustrativa y la cual es espiritualizada para hacerle decir al texto lo que no dice? Esto es un manoseo del texto. Jamás he encontrado una manipulación interpretativa más ilógica de la parábola del hijo prodigo que ésta, y todo para hacer apoyar la preexistencia del alma. Para muchos maestros de esta corriente, Dios tiene un depósito de espíritus o almas en un lugar indeterminado del cielo, y cuando le place, les ordena a esos espíritus que se encarnen, encomendándole una misión. Algunos están esperando venir tan solo para morir enseguida, y entra al “nirvana”, o liberación final del castigo[38], y esto ocurre con los niños que son abortados o mueren al nacer.

También Germán Ponce afirma que algunas veces Dios envía un espíritu a poseer un nuevo feto, pero se equivoca el espíritu, y resulta que uno espíritu femenino entra en un cuerpo masculino, apareciendo así los homosexuales. Veamos los argumentos: “Solo recuerden que hay espíritus femeninos y espíritus masculinos, entonces si un cuerpo era de hombre, mandaba un espíritu de hombre, eso, ya lo hemos platicado, entonces viene algunos, o vienen los homosexuales y dicen, lo que pasa es que yo tengo un cuerpo de hombre con un espíritu de mujer. El espíritu femenino de tipo demonio hembra se llama Lily, y esta en Isaías 34:14. Lo que le pasa a los homosexuales es que se les mete un espíritu femenino, y aunque el cuerpo sea de hombre, lo hacen con deseos de mujer[39]“.  Aquí hay muchas cosas que no cuadran con la Palabra y la doctrina. Lo primero es que la cita y la aplicación están incorrectos, pues en la misma no se menciona ningún espíritu femenino de Lily, y además en el cielo los espíritus o ángeles no tienen sexo, pues Jesús afirmó: “Porque cuando resuciten de entre los muertos, no se casarán ni se darán en casamiento, sino que son como los ángeles que están en los cielos” (Marcos 12:25, ver Mateo 22:30). En el cielo no hay sexo, ni matrimonio. Los espíritus de los ángeles son completamente asexuales, aunque al personificarse sí toman sexo[40].

Son tan pocos los textos que pudieran dar base a esta teoría, que se necesita hacer toda una manipulación hermenéutica de descontextualización para poder sostener tales teorías. Si hubiéramos sido ángeles ¿Por qué razón unos encarnaron y otros siguen siendo ángeles? ¿Y por qué muchos que murieron antes de Cristo fueron a las partes más bajas de la tierra a esperar la liberación con la muerte de Cristo?[41] ¿Acaso no dice la Palabra que en el cielo ni se casan ni se dan en casamiento, y que los ángeles en su estado angelical no tienen sexo Mt 22:29-31)? ¿Y por qué la Biblia no dice de forma clara que “somos ángeles? Y si existimos antes de encarnar, ¿Por qué razón somos tan imperfectos, cuando los espíritus creados por Dios y que vivieron con Dios, tienen que ser perfectos? ¿O es que Dios hace espíritus imperfectos? Deslizarse dentro de esta teoría es rondar una serie de proclamas heréticas muy peligrosas. Cuando estudio estas creencias me parece que Dios está jugando con los ángeles, a los cuales mete en un cuerpo para llevarlos de la perfección a la imperfección, y sinceramente me da una idea más mitológica, que bíblica.

 

PERSPECTIVA TEOLÓGICAS Y BÍBLICAS DEL  ORIGEN DEL ALMA

Debemos considerar ahora que respecto a la creación del alma existen diferentes puntos de vista, entre los cuales figura el ya mencionado. Veamos algunas de estas corrientes teológicas:

1- LA TEORÍA DE LA PREEXISTENCIA DEL ALMA:

Analizada ya en este libro, hemos expuesto las diferentes corrientes existentes al respecto, así como su fuente de origen dentro del cristianismo. Según Stanley M. Horton estos enseñan que hubo “un alma creada por Dios que en algún momento del pasado entró en el cuerpo humano, en algún instante, al principio del desarrollo del feto[42]. Este concepto existe relacionado con la idea de una caída precósmica y de transmigración de las almas. Un pensamiento emanado de gnosticismo y defendido por Orígenes, pero el mismo fue condenado por la mayoría de los padres de la Iglesia entre los siglos V y VI[43].

2- LA TEORÍA DEL TRADUCIANISMO, GENERACIONISMO O PROPAGACIÓN:

La cual sostiene que “la raza humana fue creada de manera inmediata en Adán, tanto con respecto al cuerpo, como al alma, y ambos se propagan a partir de él por medio de la generación natural[44]. Podemos ver que según afirma Strong, fue el teólogo africano Tertuliano (160-230 a.C) quien enseñó el traducianismo, que se traduce del verbo latino “traducere” que indica llevar una carga[45]. Entre las citas que usan para apoyar este punto de vista está Salmo 51:5 y Hechos 17:26 en donde se deja ver una herencia pecaminosa que es transmitida como tendencia de generación a generación.

3- LA TEORÍA DEL CREACIONISMO:

Según este punto de vista, “cada alma ha sido creada de manera individual, y debe ser considerada como una creación inmediata de Dios. Y que debe su origen a un acto creador directo[46]”. Los padres de la Iglesia apoyaron esta enseñanza, entre ellos podemos mencionar a Ambrosio, Jerónimo, Pelagio, Anselmo, Tomás de Aquino y otros muchos más. Existen  evidencias bíblicas que respaldan este punto de vistas, como Numero 16:22, Eclesiastés 12:7, Isaías 57:16, Zacarías 12:1 Hebreos 12:9 y es el más aceptado por los grupos fundamentalistas evangélicos, principalmente los de índole pentecostal y dispensacionalistas.

Si analizamos las tres corrientes mencionadas, podemos ver que, excluyendo la primera (la preexistencia del alma), se puede aceptar como fundamental cualquiera de las otras dos, sin el peligro de caer en herejías, pues obedecen más al espíritu bíblico, y carecen de infiltración externa de corrientes gnósticas y orientalistas.

¿Cuál debe ser la posición correcta frente a la preexistencia del alma? Lo primero es que fuimos creados. Todo espíritu es creado, y según la dimensión de su misión, así se origina su creación. Hay mucha discusión de cuándo o en qué momento aparece el alma en la vida del feto, y cualquier opinión es valedera, siempre que esté vinculada con el origen de la vida misma, aunque haya diferencia de matices en el momento en que se adquiere el alma. Por regla general se dice que una vez que hay vida, hay alma, y dentro del alma esta el espíritu.

Dios es el creador de todos los espíritus, tanto el de los ángeles (Hebreo 1:7) para que fuesen servidores y mensajeros de Dios, como el de los seres humanos, para ser sus elegidos (Génesis 1:27, 2:7). Nadie sabe cuando fueron creados los ángeles (Salmo 148:5) pero dice la Palabra que “El mandó y fueron creados(Col 1:16-17, 1 Pedro 3:22.) y en Él, y por Él, todas las cosas subsisten. ¿Qué sentido tenía crear unos ángeles para encarnarse, y dejar al resto para ser servidores de Dios? Debemos entender que ningún espíritu, excepto el de Dios es eterno[47], aunque una vez creados son perdurables, y partiendo de la creación tendrán eternidad (1 Timoteo 6:16). En relación a la naturaleza humana, la Palabra enseña que somos “poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y honra (Salmo 8:5). Recordemos que ángeles es equivalente a mensajero y ser un poco menor no es ser igual, y además nosotros vamos a juzgar a los ángeles (1 Corintios 6:3).

El ser humano fue creado, y en el momento de la creación adquirió su alma y espíritu, es por ello que Dios al cuestionar a Job le pregunta: “-¿Quién es ese que oscurece el consejo con palabras sin conocimiento? Cíñete, pues, los lomos como un hombre; yo te preguntaré, y tú me lo harás saber: ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes entendimiento” (Job 38:2-4). En otras palabras, está claro que el alma de Job no existía antes de la creación, y noten la confesión final de Job frente al planteamiento de Dios: “-Reconozco que tú todo lo puedes, y que no hay plan que te sea irrealizable. “¿Quién es ese que encubre el consejo, con palabras sin entendimiento?” Ciertamente dije cosas que no entendía, cosas demasiado maravillosas para mí, las cuales jamás podré comprender. Escucha, por favor, y hablaré: “Yo te preguntaré, y tú me lo harás saber.” De oídas había oído de ti, pero ahora mis ojos te ven. Por tanto, me retracto, y me arrepiento en polvo y ceniza” (Job 42:2-6). Noten que de oída te había oído”, y si existió antes de ser ¿Cómo explicar estos cuestionamientos?          Existen varias razones que nos obligan a rechazar la preexistencia del alma, y catalogarla como una doctrina herética y extraña a las enseñanzas bíblicas.

  • Primero: Porque emana del gnosticismo y del hinduismo.
  • Segundo: Porque estas enseñanzas carecen de textos claro que evidencian la realidad de la misma. Si observamos cómo se manipulan los textos fuera del contexto, descubrimos que no hay claridad entre uno y otros. La vaguedad lleva a afirmar cosas que no son correctas.
  • Tercero: Porque ninguna de las escuelas rabínicas se planteó o estudió en el Talmud tal punto de vista, ni dio cabida a tal teoría. Además es bueno consultar a los teólogos expertos en la materia, y de ello dice la Teología Sistemática de Stanley M. Horton[48]:
  • “1- Porque se basa en la noción pagana de que el cuerpo es intrínsecamente malo y, por lo tanto, la entrada del alma en él equivale a un castigo.
  • 2- La Biblia nunca habla de la creación de seres humanos antes de Adán, ni de apostasía alguna de la humanidad antes de la caída relatada en Génesis 3.
  • 3- La Biblia nunca atribuye nuestra situación  pecaminosa del presente a ninguna otra fuente superior más que al pecado de Adán, nuestro primer padre (Romanos 5:12-21, 1 Corintios 15:22)[49]“.

Por lo tanto, nosotros debemos enseñar que tan solo existe la preexistencia de Cristo, y su posterior encarnación en el vientre de María, por obra y gracia del Espíritu Santo. Que somos creados al momento de ser concebido, sin determinar exactamente cuando y como ocurre este misterio y que después de la muerte compareceremos delante del tribunal de Cristo,  <si somos cristianos> (Romanos 14:10, 2 Corintios 5:10)  o delante del gran trono blanco <si somos impíos en la consumación de la dispensación de los tiempos> para recibir nuestra recompensa o castigo (Apocalipsis 20:1-15, y Efesios 1:10).Que una vez resucitado tendremos un cuerpo incorruptible, igual al que tuvo Jesús cuando resucitó (1 Corintios 15:49-54) y en ninguna parte se dice que seremos “espíritu angelical” como muchos tratan de enseñar hoy día. No quiero terminar este análisis sin expresar mi respeto al pastor Dr. Otoniel Ríos por su gran ministerio en Guatemala, así como mi aprecio y estima al Pastor Germán Ponce. No estoy atacando su persona, ni juzgando su conducta moral, sino que juzgo y analizo sus ideas, y de la misma forma que ellos la proclaman, tenemos el deber de rebatirla en lo que no se ajuste a la verdad, como Pablo cuando confronto a Pedro en la epístola a los Gálatas.

Seguiremos trabajando en la elaboración de este tipo de material y analizaremos otras corrientes de enseñanzas que afectan nuestra doctrina fundamental. En una próxima entrega vamos a juzgar más detenidamente el movimiento “Creciendo en Gracia”, que actualmente se extiende por muchos países, sembrando la confusión, y una serie de herejías que son muy peligrosas para la sana doctrina. También analizaremos en próximas entregas la manipulación que se hace con el pedir ofrendas, a través del uso de mecanismo que apelan al temor  (extorsión) o el interés (ambición)[50].


Bibliografia

  •     [1]– Diccionario de Strong # 139
  •     [2]- Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado, Editorial Clie, 1990.
  •     [3]- “Father and Heretics” de L. Prestige, Londres 1977.
  •   [4]- El movimiento “Creciendo en Gracia” no acepta la autoridad de los demás apóstoles, ni tampoco el A.T. y los Evangelio, pues para ello los únicos libros inspirados, y con vigencia, son las epístolas Paulinas.
  •   [5]- Esta palabra “metempsicosis” significa transmigración del alma. Las almas pueden encarnar o reencarnar una vez se salen del cuerpo, o también los espíritus pueden poseer un cuerpo, como en la preexistencia. Esta palabra es usada por las sectas espiritistas, teosófica  y grupos gnósticos y de la Nueva Era.
  •   [6]“Teología Sistemática” Stanley M. Horton, Editorial Vida 1996, página 247.
  •   [7] “La predestinación” Folleto publicado por el “Ministerio Creciendo en Gracia”, Miami Florida, sin referencia, ni fecha.
  •   [8]- Enseñado en el cassette “Los predestinado” por Germán R. Ponce Iglesia de Cristo Mi-El, Agosto 8 del 1996, San Pedro Sula.
  •   [9]- Se encuentra en su libro de Mormón, Doctrinas y Convenios y  Perlas de Gran Precio.
  •   [10]- “The God-Kind of Life”, Kenneth E. Hagin, Tulsa, Ok, 1989.
  •   [11]-”¿Quién fue Adán? Folleto publicado por el “Ministerio Creciendo en Gracia, Hialeah, Fla,. Sin número, ni fecha.
  •   [12]- Cassette sin fecha llamado “Pre-corporeidad”.
  •   [13]- “Cosmología & Antropología”  B. Wiley. página 177  y “Teología Sistemática” Stanley M Horton, Editorial Vida, página 247.
  •   [14]- “The Bible and Philosophy in the Third Century Chuch” de J. W. Trigg, Atlanta, Ga. 1983.
  •   [15]- “Origénes et la fontion révélatrice du verbe Incarné” de M. Harl, París, 1954, libro francés.
  •   [16] -Su fundador fue Joseph Smith Junior, nació el 23 de diciembre del 1805 en Vermont.
  •     [17] “Teología Sistemática”  Charles Hodge, Editorial Clie, Barcelona, 1991.
  •     [18]- “En la raíces de la Nueva Era” Dr. César Vidal Manzanares. Editorial Caribe, 1996, página 43.
  •     [19] Resúmenes de estudios teológicos tomados de “Cosmología & Antropología”  Willey.  PP., página 177.
  •     [20]- Tomado del “Diccionario Esotérico” Carter Scott, Biblioteca M.E. Editores, página 157.
  •     [21]- Del cassette “Pre-corporeidad #1″ sin fecha. Iglesia de Cristo Mi-El, pastor Germán R. Ponce.
  •     [22]- “Diccionario Esotérico” Carter Scott, Página 158.
  •     [23]-Kennedth E. Hagin en su libro “The God-Kind of Life” afirma que “Dios nos hizo de la misma clase de ser que es Él…El que cree es llamado Cristo…Es lo que somos…nosotros somos Cristo”.
  •     [24]- “Authority of the Age” Tulsa, Ok, Publicado por Harrison House, 1982 página 16.
  •     [25]- Pericles: Político ateniense que vivió del 495 al 429 a.C.
  •     [26]- Diccionario Enciclopédico Océano Uno, 1996.
  •     [27]- En psicología es la acción de traer a la memoria elementos anteriormente olvidados. “Diccionario de Términos Filosóficos”, Editorial Acento, 1995. página 9.
  •     [28]- “Nuevo Diccionario de Teología” Sinclair, Wright, Packer. Editorial Casa Bautista de Publicaciones, 1992, página 615.
  •     [29]- “Rencarnation as a Christian” G. Mac Gregor. Londres 1982,
  • [30] – Llamados también “Iglesia de los Santos de los últimos días”.
  •     [31]- En el folleto “¿Quién fué Adán?” publicado por este movimiento, sin fecha ni numero, se afirma en la página 2 y en una nota que “hay que entender que Adán y el diablo son uno y no dos”.
  •     [32]- Afirmado en la página 2 del folleto “Ángeles en vasos de Barros”, “Ministerio Creciendo en Gracia”, Hialeah, Fla. sin número ni fecha.
  •     [33]- Idem al anterior en la página 3.
  •  [34]Idem al anterior página 3.
  • [35] – Doctrinas y Convenios, llamado también “El Libro de los Mandamientos”.
  •  [36]- Cassette “Pre-corporeidad” enseñanza transmitida por HRVC  “Voz Evangélica de Honduras” de San Pedro Sula por el pastor Germán Ponce.
  •     [37]- En el cassette “Pre-corporeidad” dice Germán Ponce “Por eso la parábola del hijo prodigo también puede ver así, porque el hijo sale de la casa del padre y como que se va al mundo, se revuelca con los cerditos en la pocilga pero de repente dice que volviendo en si se da cuenta y dice sí, yo voy a la casa del padre,  entonces empieza el regreso”
  •     [38]- Es interesante ver que esta idea está contenida en los cassette de Germán Ponce del Ministerio Elim titulado “Los Predestinados I y II” y “Pre-corporeidad I”, grabado por la Iglesia de Cristo Mi-El, San Pedro Sula 1996.
  •     [39]- Tomado del Cassette “Los predestinados II”.  De las enseñanzas de Germán Ponce, 11 de agosto del 1996, San Pedro Sula.
  •     [40]- Ver el libro “Demonología” de Mario E. Fumero, publicado por Unlit, 1996.
  •     [41]- Ver Efesios 4:8-9, 1 Pedro 3:19-20.
  •     [42]“Teología Sistemática” Una perspectiva pentecostal, editado por Editorial Vida, 1996. página 247.
  •     [43]- “Man: The Image of God” por G.C. Berkouwer, Gran Rapid, Mi, 1962.
  •     [44] “Lectures” de Thiessen, p 165. Teología  Sistemática, Stanley M Horton, Editorial Vida 1996, página 248.
  •     [45]- Idem al anterior.
  •     [46]- “Systematic Theology” Louis Berhhof, 4ª edición Gran Rapids, Michigan. B.Eerdmans, 1941, página 199.
  •  [47]- Una cosa es eterna cuando no tiene principio ni fin, y los seres creados tuvieron principio, aunque no tendrán fin.
  • “ETERNO”: Adj. Que no tuvo principio ni tendrá fin.
  • (Diccionario Enciclopédico Universo, Fernández Editores, México, 1985)
  • [48] -Esta teología es de corte pentecostal.
  • [49] – “Teología Sistemática” Una perspectiva pentecostal, editado por Editorial Vida, 1996. página 247.
  • [50]–  Elaborado en diciembre del 1997.

Share This Article

La Resurrección de Jesús 2

Next Story »

Clavos de la crucifixión de Cristo son encontrados. ¿Cierto?

Teología

  • Mujeres en el Gnosticismo

    1 mes ago

    A menudo existe el deseo de interpretar el gnosticismo como el representante de una actitud más positiva hacia las mujeres en la tradición cristiana primitiva. Se pueden ...

    Read More

Leer más

More