¿Trata Romanos 8:26 sobre el hablar en lenguas?

Muchos el día de hoy, que creen que el hablar en lenguas es algo vigente, tratan de encontrar pruebas de ello en muchos lugares donde esto no se puede probar. Como en el caso de I Cor. 13:10, que los cesecionistas usan como texto para “probar” que las lenguas no son vigentes el día de hoy, aquellos que creen (incluyéndome) que las lenguas son vigentes el día de hoy, no deben de caer en ese mismo error, de usar textos y decir lo que el texto no dice.

El texto en cuestión es el siguiente:

Reina-Valera 1995 (RVR1995)

26 De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

Nueva Versión Internacional (NVI)

26 Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras.

Es la NVI la que tiene la mejor traducción de la palabra “alaletois”, que significa “indisponible de ser hablado; suspiros profundos.” Esta es la única ocasión que encontramos esta palabra en el Nuevo Testamento. La palabra que Pablo usa para describir el don de lenguas es “glossa”, que necesariamente requiere palabras, a oposición de “alaletois”, que no requiere palabras.

Se debe de reconocer que algunos eruditos aun ven que la palabra “alaletois” se refiere a orar en lenguas. Entre ellos, esta Gordon Fee, Ernst Kässeman, y interesantemente, San Crisóstomo, que creía que el do de lenguas fue algo dado solo a la primera generación de cristianos.

¿Por qué entonces creo que no se puede aceptar tal versículo como afirmando la practica de hablar en lenguas? Tengo 2 razones, una textual, la otra pastoral. La razón textual se puede dividir en dos, como he mencionado anteriormente, la palabra usada en este pasaje es “alaletois”, que no confiere la idea de hablar o usar palabras, cosa que el hablar en lenguas requiere. Segundo, el texto dice que es el Espíritu que intercede por nosotros, mientras que en I Cor. 14:14, donde encontramos que el que ora en lenguas es el creyente, no el Espíritu. Pastoralmente, tomar que este versículo habla sobre las lenguas, excluiría a la mayoría de creyentes que no practican el hablar en lenguas, hoy y en todas las edades de la iglesia. Pablo menciona que algunos creyentes hablaban en lenguas, I Cor. 12:30, pero los “gemidos” son una intercesión que viene a la ayuda de todos los creyentes.

Este versículo, por lo tanto, lejos de enseñar que se puede orar en lenguas, cosa que Pablo menciona en I Corintios como vimos anteriormente, enseña que cuando no podemos o sabemos porque y como orar, podemos confiar que no estamos solos, sino que el Espíritu intercede por nosotros. Esto es de gran aliento a todo creyente, y debemos de alabar a Dios por su constante ayuda en toda área de nuestra vida.

Luis Alberto Jovel

Share This Article

¿Abrogan las Confesiones de Fe la Escritura?

Next Story »

La Resurrección de Jesús 2

Teología

  • Mujeres en el Gnosticismo

    2 meses ago

    A menudo existe el deseo de interpretar el gnosticismo como el representante de una actitud más positiva hacia las mujeres en la tradición cristiana primitiva. Se pueden ...

    Read More

Leer más

More