Madres Tigresas. Cómo las madres asiáticas están criando a sus hijos y dejando atrás al resto.

La crianza de nuestros hijos es algo tan delicado, que si alguien nos sugiere que lo hagamos diferente, usualmente nos ofendemos.

Ese ha sido el impacto del libro por Amy Chua, Battle Hymn of the Tiger Mother (Himno de Batalla de una Madre Tigresa), y que la revista TIME ha publicado un articulo comentando sobre el libro.

El libro no es una manual, como dice ella misma, sino que son sus memorias de madre con sus hijas.  Pero sus criticas son severas, como también las acciones que tomo con sus hijas mientras las criaba. Ejemplos son muchos, y el articulo nos da 3. Su segunda hija, Lulu, no podía comer, ir al baño, o tomar agua, hasta que pudiera dominar una pieza musical con su violín. A Sofía, su hija mayor, le llamo “basura” por comportarse irrespetuosamente. Y el ultimo ejemplo, de Lulu otra ves, dándole un dibujo que había hecho para su mamá en la escuela, y ella rechazándolo diciendo “yo me merezco mejor que esto, así que lo rechazo”.

¿Están ya enojados por el trato de esta mujer a sus hijas?

Aunque Chua dice en su libro que talvez hizo cosas que no había debido haberlas hecho, no es eso falta de amor de su parte por sus hijas. Lo que ella quería es que sus hijas fueran lo mejor en todo lo que ellas quisieran, y que ella estaba aplicando lo que sus padres, Filipinos de etnia China, le enseñaron.  Pero creo que esta mujer esta pisando ciertos cayos que a muchos no les gustaría sentirlos.

Ella hace una critica de aquellos que están siempre alabando a sus hijos, por cualquier trabajo que hagan, aun cuando este sea mediocre. Ella dice, haciendo burla del dicho, lo siguiente, “Todos son especiales en su forma única. Aun los perdedores son especiales en su forma única.” Es en la pagina 5 del articulo ya impreso, que vemos que la mayoría de cosas que Chua propone (algunas no) son apoyadas por psicólogos y eruditos.  Algo que ella critica a los padres estadounidenses (esa es la audiencia a la que ella se esta proyectando) por alabar a sus hijos por hacer pequeñeces, como hacer manchas sobre un papel, o mover un palo. Muchos en el Occidente le llaman a eso “talentoso”, o “dotado”, mientras que los padres Asiáticos enfatizan la importancia del duro trabajo. Es un hecho por una investigación hecha por la psicóloga de la Universidad de Stanford, Carol Dweck, ha encontrado que la forma que los padres ofrecen aprobación afecta la forma que sus hijos se desempeñan, y la forma que ellos se sienten de si mismo.  He visto personalmente como muchos padres alaban a sus hijos por cosas que no valen la pena, jugar con un juguete por ejemplo, y los niños se sienten orgullosos de hacerlo bien. Mi pregunta siempre es ¿En que les ayudara hacer tal cosa en su vida?

Otro ejemplo, por Hara Estroff Marano, editor de Psychology Today, apoya la posición de Chua recién mencionada. “Investigaciones demuestran que niños protegidos de lidiar con tareas difíciles no desarrollan lo que los psicólogos llaman ‘la maestría de experiencias.’” Marano sigue diciendo que aquellos niños que no son expuestos a tareas mas difíciles, cuando llegan a ser adultos, son mas propensos a sufrir ansiedad o depresión.

Pero también los expertos rechazan que los padres llamen a sus hijos nombres, les apliquen desproporcionada fuerza, o forjen a sus hijos a hacer cosas que ellos no tienen ningún interés en lo absoluto.

Habiendo visto todo esto, les hago la pregunta que a todos les molesta, ¿cómo están ustedes criando a sus hijos? Son estrictos como Amy Chua, ¿o piensan que los niños deben de tener mas libertad de expresarse? Las criticas que Chua hace es a los padres que dejan que sus hijos estén horas y horas enfrente de la computadora en Facebook, o enfrente de la tele. También es la critica aquellos padres que no les ofrecen a sus hijos una disciplina para sus estudios, y ultimadamente, para su vida. El exagerado alabar a sus hijos por cosas que no tienen importancia, a creado a una generación de adolescentes y adultos que creen que son capaces de X trabajo o estudio, para encontrarse luego que no son capaces.  En el campo académico, donde me muevo, encuentro eso una y otra ves, donde los estudiantes al no poder desempeñarse como ellos se imaginaban, culpan a sus profesores o al sistema. Les es difícil aceptar que a pesar de todo el alabo de sus padres, no son capaces o no tienen las habilidades de hacer las tareas que son propuestas o puestas delante de ellos.

Este libro ha tenido un gran impacto en USA, donde ya no son los numero 1 en ninguna de las áreas de estudio de secundaria en matemática, ciencia, y en literatura. Tomando todo esto en cuenta, son los numero 17. Latinoamérica, esta por debajo de Turquía, y en par con África, con la excepción de Chile, que esta al mismo nivel de Turquía. Son los países Asiáticos que están en los primeros lugares, en especial Singapore.

Aunque las universidades Occidentales aun siguen siendo las favoritas de los Asiáticos, por lo visto, al regresar estos a sus países, hacen sus propios países progresar. Esto es bueno, pero pone un gran desafío a Latinoamérica y al mundo Occidental en general. La hegemonía se esta moviendo hacia el oriente.

¿Estas velando por el futuro de tus hijos conforme la educación que les estas dando?

Luis Alberto Jovel

Una regla básica de predicación

Siguiente »

Ética en el Internet. ¿la pones en practica?

Teología

Leer más

Más