¿Estamos listos para una nueva Reforma?

Con todo el hablar esta semana sobre el neo-reformanismo (suena a “romanismo”, ¿no?), se me han venido unos cuantos pensamientos a la cabeza. No niego que también ha influido mi lectura del libro por James R. Payton Jr. Getting the Reformation Wrong. Correcting some misunderstandings. Este libro, lejos de ser un ataque a la Reforma, mas bien trata de corregir algunas tendencias de mala interpretación de lo que en realidad fue la Reforma Protestante. Quisiera comentar del primer  capitulo, para así hacer el vinculo a como algunos, en su imaginación, conciben la Reforma como un ataque solo contra el Catolicismo Romano, y no como un resultado a muchos factores que se venían dando, no solo dentro del área eclesiástica, sino que también en la secular.

En el primer capitulo, “El llamado Medieval para Reforma”, Payton nos da una buena introducción de cómo y porque se dio un llamado a la Reforma.  Usualmente, se nos pinta una iglesia corrompida, y que la gente estaba desesperada de ver tal cosa, y que la Reforma llego como la respuesta a tal situación. Payton nos demuestra que esto es mas bien una caricatura de lo que estaba pasando desde el silgo 12 al 15. Lo que la gente de Europa Occidental (donde recordemos que tomo lugar la Reforma, algo que no toco en absoluto el oriente, por lo tanto, decir que la Reforma es “La Reforma de la Iglesia” es mas bien, mirar el Occidente de Europa como el foco del mundo y único lugar donde la iglesia existía) pedía era reformateo in capite et membris– “reforma en cabeza y miembros”. Por lo tanto, decir que la cristiandad Europea solo quería una Reforma religiosa, es una caricatura de la realidad del momento.

Payton apunta a 3 motivos dentro de la sociedad Europea Occidental que llevaron a estos a pensar que estaban viviendo el fin del mundo. 1. Perdidas de agricultura. Después de un largo tiempo de buenas cosechas, en las dos primeras décadas del siglo 14, sufrieron perdidas en las cosechas, y la populación de ese tiempo se redujo de un 10 a un 25 por ciento. 2. La Plaga. La Plaga pego en los años 1347 y 1351, y mato entre un tercio a la mitad de la población Europea. Volvió periódicamente en los siguiente 120 años. 3. Guerras y revueltas. Durante esta época, se peleo La Guerra de los cien Años (1337-1453) entre Inglaterra y Francia. Esto, aparte de reducir la población, también cambio la relación entre los terratenientes y sus peones. En su desesperacion de tener mas entradas monetarias, los terratenientes comenzaron a cobrar por el uso de ríos, tierras, bosques, etc. Algo que jamás había ocurrido. Esto creo revueltas de peones, que eran contestadas con fuerza por los terratenientes, y la mortandad entre la población crecía grandemente.

No se niega, la iglesia tenia muchos mas problemas, no por su supuesta influencia al principio de este periodo, sino porque se le consideraba un arbitro imparcial en problemas del continente. No solo, entonces, la iglesia se hacia cargo de la vida eterna de sus feligreses, sino que también de su vida terrenal. Antes del siglo 12, los papas eran respetados como dispensadores de justicia divina, fue el Papa Inocente II (1198-1216) quien comenzó a entrometerse en los asuntos de estado de los tres reinados mas importantes del Cristianismo Occidental, Francia, Inglaterra y el Santo Imperio Romano (Alemania). Fueron 7 papas, incluyendo a Inocente, quienes no fueron entrenados en teología, pero en ley canónica. Esto creo los problemas que vemos culminar en la Reforma. Pero veamos los problemas que Payton nos propone.

1. El papado de Avignon (1309-1378). Durante este periodo, fueron un numero de 7 papas de nacionalidad Francesa que prefirieron estar en su país que estar en Roma.  Esto también llego a crear que de los 134 cardinales en ese periodo, 133 eran Franceses. Fue en este periodo, que el papado comenzó a conocerse por su amor al dinero y depravación. El ultimo de los papas de Avignon, Gregorio VII, quiso reestablecer el prestigio del papado, y trato de hacer reformas y llevar de nuevo el papado a Roma, que lo hizo en 1337. 2. La Gran Cisma (1378-1415). La iglesia tubo durante este periodo, 3 papas, uno en Avignon, otro en Roma, y otro que seria después elegido para derrocar a los dos anteriores. Esto fue un momento clave en el desarrollo del concepto de “nacionalidad”. Anteriormente, Europa Occidental le rendía su alianza a Roma, pero en este periodo, al ver la división en la iglesia, se comenzó a tener alianza a las naciones y a monarcas. 3. El papado del Renacimiento. Los papas de este tiempo, pusieron sus intereses en el arte, y apoyaron a artistas como Miguel Ángel, Rafael, Bramante y otros. Como se dijo anteriormente, las naciones se habían fortalecido como países, así que los papas no podían tener influencia en países centralizados, pero esto no era la realidad de Alemania, que era un conglomerado de mas de 300 “estados”, con mucho mas de 60 ciudades libres. Fue ahí donde el papa Leo X (1513-1521), mando a sus representantes a vender las indulgencias.  Esto no era una practica universal, como muchas veces se nos presenta.  También recordemos, que los papas de este tiempo, eran o tenían grandes vínculos con la familia Borgia. 4. Anticlericalismo. Esto no surgió por las razones que muchos creen, que fue por la ignorancia de los curas.  Aunque esto no se niega, fue mas bien, el resurgimiento de las universidades y mejor educación, mostró a los Europeos Occidentales lo que el clero debía de hacer, y como en otros lugares los clérigos se desempeñaban. Pero algo que hizo mas presente este rechazo fue que muchos curas huían de sus pueblos durante el tiempo que La Plaga golpeaba a Europa Occidental. El no solidarizarse con sus feligreses, no fue algo que se olvido fácilmente.

Y finalmente, la situación teológica no se pude pasar por alto.  Seré breve, pero existían dos formas de ver la teología dentro del Escolacistancismo, una, quien su mejor representante, Tomas de Aquinas, ponía sobre todo la razón y el sentido común.  La otra forma escolástica, liderada por Juan Duns Scotus, ponía sobre todo la voluntad de Dios. Para Aquinas, la creación demostraba que Dios había impartido en toda ella un orden que se podía deducir por medio de la razón.  Scotus, por su parte, decía que Dios no necesitaba de la razón para crear, que el simplemente hacia uso de su voluntad, y daba el ejemplo de que si Dios hubiera querido hacer el pasto fuese morado, no era porque había alguna “razón” detrás de ello, sino que simplemente Dios lo había querido hacer así.

El resultado de esta guerra intelectual, dio lugar a que muchos predicadores y místicos surgieran, que daban a los feligreses una palabra mas adecuada a su realidad, y le daban el alivio que necesitaban. Por todos los desastres habían pasado en los últimos 300 años en Europa Occidental, muchos predicadores llamaron a sus oyentes al arrepentimiento. No eran tanto discursos doctrinales, pero llamados a sus oyentes que vivieran vidas santas.  Pero estos predicadores fallaban en ponerse a si mismos como ejemplos de una vida ascética, y sus oyentes debían seguir viviendo sus vidas como vendedores o granjeros.

Finalmente, el hambre doctrinal entre las masas, era mas que todo concentrado en querer entender mas la Biblia, no en sacar nuevas doctrinas. El debate escolástico hacia a la fe Cristiana incomprensible, y las masas deseaban entender el mensaje Cristiano.

Después de haber visto todos estos factores, veamos algunas cosas que muchos Evangélicos el día de hoy no se percatan.  Lo que se me viene en mente, es el arte que el Renacimiento produjo, fue financiado principalmente por los Borgia, quienes pusieron algunos papas en Roma, y como mencione, Leo X, fue uno Borgia, y fue el que lidio con Lutero en la etapa inicial de la Reforma. Muchos Evangélicos son amantes del arte de esa época, ¿pero no de los que lo promovieron? No se percatan que parte de la decadencia que Lutero encontró en Roma en su viaje, fue que el Renacimiento, en su apogeo con Leo X, estaba avanzando.

Otra cosa que me fijo que mis hermanos evangélicos nunca toman en cuenta en sus nociones del porque de la Reforma Protestante, es que la gente de la época creían que estaban viviendo en los últimos tiempos. Ya antes de que Lutero predicara el arrepentimiento y perdón de pecados, podemos ver que esta predicación estaba ya presente en la población Europea Occidental. No fue algo que cayo del cielo, y de repente comenzó con Lutero. Las guerras, el nacimiento de la noción de “nación”, y la inestabilidad religiosa, todas juntas crearon una atmosfera en la cual, un ofrecimiento de libertad y estabilidad, fueron recibidas con brazos abiertos.

Pero de mayor interés para el tema de los Neo-Reformados que he estado llevando esta semana, es el debate escolástico entre los seguidores de Aquinas y los seguidores de Scotus. Un gran problema que los Neo-Reformados es poder exponer a sus seguidores una doctrina bíblica que logre reformateo in capite et membris. Muchos de las criticas que los Neo-Reformados han recibido, que en su “cruzada” en mantener una sana doctrina, han demostrado ser tan odiosos y perseguidores como aquellos que no conocen al Señor. Esto demuestra que si se tiene una reforma in capite, no necesariamente se convierte en una reforma et membris. Otra cosa por lo cual los Neo-Reformados se quejan una y otra ves, es como, por ejemplo, N.T. Wright, tiene mas apelación en sus propias filas que ellos mismos. En ves de verse a si mismos, si están haciendo algo errado, condenan aquello que no logran contener.

¿A que suena esto? El primer podcast que hice fue sobre una Reforma en el siglo 21. Estamos llegando a una etapa en la historia de nuestra Reforma, que necesitamos una Reforma dentro de la Reforma. Veo todos los ingredientes listos, desastres, guerras, inmoralidad entre las filas protestantes, pleitos y discusiones teológicas, que son de gran importancia para los eruditos evangélicos, pero el feligrés de la banca no se percata de ellas, pues no se explican de una manera como para hacerlas practicas y aplicables en la vida diaria. Pareciera como que lo que se esta tratando de hacer entre los Neo-Reformados, es reclutar personas que tengan la misma ideología, pero no necesariamente un vivir que nace de dicha ideología.

Creo que es el ignorar, voluntaria (como Scotus) o conscientemente (como Aquinas) la historia, nos lleva a crear las mismas situaciones que condenamos en la iglesia católica de la época que he viendo mencionando. Como Evangélicos Protestantes, debemos de ser introspectivos, y ver donde estamos fallando, tanto con Dios, como también con nuestros prójimos. No podemos poner a uno sobre el otro, pues no podemos decir que amamos a Dios que no vemos, mientras no amamos a nuestro hermano que vemos, cf. I Juan 4:20. Ser introspectivo no es un ataque a la fe evangélica (como he sido acusado), mas bien, es conscientisarse que no captamos la verdad completa, y que siempre dependemos de Dios para que nos guíe en nuestro camino.

Luis Alberto Jovel

Share This Article

Neo-Reformados Redux

Next Story »

facebook cumple 7 años hoy.

Teología

  • Mujeres en el Gnosticismo

    2 meses ago

    A menudo existe el deseo de interpretar el gnosticismo como el representante de una actitud más positiva hacia las mujeres en la tradición cristiana primitiva. Se pueden ...

    Read More

Leer más

More